Por Gabriel Osman
gabrielismaelosman@gmail.com

carlos vallejosEn la Junta Electoral de gremio quedaron oficializadas ayer las tres listas que competirán en los comicios del 17 de mayo por la conducción del sindicato de los no docentes de la UNC. Como se recordará, estas elecciones fueron programadas inicialmente para el 8 de marzo, pero debido a que sus resultados podían ser perturbadores para el scottismo en la Asamblea Universitaria del 23 de marzo, el Ministerio de Trabajo de la Nación postergó la fecha para mediados de abril, ya lejos de los acontecimientos decisivos de la designación del rector. Debe recordarse en este punto que el secretario general de la Fatun, Nelso Farina, fue uno de los negociadores del kirchnerismo a favor del candidato Francisco Tamarit, que al final resultó designado sucesor de Carolina Scotto.
Para los fallidos comicios del 8 de marzo había una sola lista, conformada por una alianza entre los dos nucleamientos dominantes en la constelación no docente de la UNC: la Agrupación Sanmartiniana que se referencia en Carlos Vallejos, y el MUN, que tiene como conductor a Jorge di Marco (Lista Celeste).
Pero la dilación del proceso le ha dado tiempo adicional a otros sectores cercanos en algunos casos al vallejismo y a la izquierda de Colectivo Universitario. Por esto, habrá tres listas el 17 de mayo: la que encabeza Gerardo Fernández (Lista Celeste); la liderada por Juan Domingo Centurión (Lista Verde); y la que lleva como candidato a secretario general a Carlos Alvarez (Lista Verde-Naranja).
La nómina de 49 candidatos (entre miembros de comisión directiva y delegados a la conducción nacional de Fatun) que expresa la alianza Vellejos-Di Marco es idéntica a la que se oficializó para las elecciones del 8 de maro que finalmente no se realizaron. Las novedades están en las otras dos listas. Algunas muy curiosas, como que para llenar los 49 casilleros han tenido, ambas, que repetir nombres. Es decir, miembros de comisión directiva podrían tener que desempeñar el doble rol de delegado a la conducción nacional de la agrupación gremial de segundo grado, la Fatun. (Dicho esto en términos puramente hipotéticos). No se trata de algo ilegal. En todo caso expresa que a las dos listas nuevas les han faltado nombres para completar el listado. Han tenido más tiempo y podrían contar con más aún y seguirían en el mismo dilema. Es como el tiempo en el ajedrez entre un aficionado y un jugador federado: el primero puede contar con el doble de tiempo de ventaja pero igual no mejora su juego.
El cronograma electoral, al menos sus principales puntos, está completo y sólo resta que llegue el día de los comicios. Esto es así, en parte, porque parte de los pasos dados en el proceso que arrancó ni bien se conoció la fecha del 8 de marzo, ha sido respetado.
Aun con tres listas, serán comicios con resultado cantado, porque el vallejismo y MUN se llevan, cómodo, más del 80 por ciento de los afiliados a la Gremial San Martín. Tanto es así que algunos operadores de las autoridades electas en la Asamblea Universitaria del 23 de marzo ya han entablado conversaciones con principales referentes de la Lista Celeste. Es una demostración de realismo de las futuras autoridades. Y no habría que descartar una relación por lo menos razonable entre el rector, Tamarit, y el gremio más chico de la UNC pero el más poderoso.