Alfil Alfil

La gobernadora está en París

Con esa frase se le hace burla al kirchnerismo cada vez que erra en la búsqueda de culpables fuera de su gobierno, como ahora con la inflación o la obra pública.

Nacional 14 de septiembre de 2023 Javier Boher Javier Boher
2023-09-13-massa

Por Javier Boher

[email protected]


La comunidad tuitera está plagada de frases y expresiones que existen solamente en ese mundillo, donde bastan apenas un par de caracteres como para que todos entiendan rápidamente la referencia. Una de esas frases es “la gobernadora está en París”.

El origen de la misma se encuentra en aquella vez que Axel Kicillof, tratando de echarle la culpa a alguien siguiendo los preceptos de gobierno del kirchnerismo, acusó a Vidal de ausentarse de la provincia en un momento crítico, a pesar de que ya no era gobernadora de Buenos Aires desde hacía dos semanas, por lo que no había nada que le impidiera irse de viaje con su pareja. Cada vez que alguien del gobierno busca responsables en la gestión anterior, algún usuario de twitter estampa la frase para que todos se rían de la aversión por la responsabilidad que caracteriza al peronismo.

A lo largo de los cuatro mandatos del kirchnerismo la norma ha sido buscar culpables de su propia inoperancia, como en el meme en el que un ciclista se pone un palo en la rueda delantera. El número de inflación que se publicó ayer es otro ejemplo más de buscar culpables afuera del equipo propio, con Sergio Massa diciendo que era todo culpa del FMI, a pesar de que ese 124% de inflación anual coincide con sus 12 meses al frente del Ministerio de Economía (con una suma del poder público por el quizás cabría preguntarse si no fueron cinco los mandatos kirchneristas, con un Massa arrebatando de facto el poder presidencial a Alberto).

No vamos a desmenuzar aquí dicho indicador, porque todos los que hacemos las compras pudimos ver la suba de alrededor del 30% en el precio de la carne en el último mes, así como las subas en el resto de los alimentos, que le pusieron un pie en la cabeza a más del 40% de los argentinos para que se hundan por debajo de la línea de la pobreza. Ah, pero la culpa es del FMI.

Es tan fuerte la tendencia a culpar a los demás que ayer también se vio un hecho inédito en la historia de las gestiones de cualquier gobierno en Argentina. Si ya el año pasado la CGT había convocado a un paro contra las empresas -y no contra el gobierno- por la inflación (justo cuando empezaba el camino para esta superinflación massista), ahora el kirchnerismo llevó las cosas más allá.

No conformes con que una organización paraestatal y ultraoficialista respaldara la gestión de Fernández-Fernández-Massa (incluso ahora, trabajando por un triunfo del tigrense) el ministro de Infraestructura se sumó a la movida del gobierno de llamar a un paro activo, con asambleas en las obras, en defensa de la obra pública y en contra de las medidas que aplicaría la oposición en el caso de ganar.

Es decir que:

1- El gobierno prácticamente descuenta un triunfo de la oposición (cualquiera ésta sea).

2- El Gobierno no se ve a sí mismo como empleador (si no de manera directa, al menos como quien contrata los servicios de la empresa constructora) y alienta a que los trabajadores no produzcan y le cuesten más plata.

3- No ven lo malo de bajarle línea política a los empleados como hacían los viejos oligarcas que ellos tanto denostan.

4- No entienden que son el Gobierno y que, al menos por ahora, son los responsables de lo que ocurra en cuanto a obra pública.

No conformes con poner al ministro a hablarle a los obreros como si fuese uno de esos estudiantes crónicos que van a llevar el mensaje anticapitalista a los que quieren que la clase pase rápido así se van antes a la casa, redoblaron el esfuerzo y mandaron al presidente a hablar en contra de la oposición. Pura campaña del miedo en la que lo único que asusta son los precios que dependen de la gestión de un presidente que a esta altura no es más que un personaje del tren fantasma.

Nadie puede saber a ciencia cierta qué nos deparará el destino a partir del 10 de diciembre, pero si hay algo bastante claro es lo que pasó en los 16 años kirchneristas que vivimos antes de esa fecha. La obra pública ha sido usada como bandera de recuperación del rol del Estado en la economía, pero lo único que terminó dejando fue una pila de juicios por administración fraudulenta, uno de los cuales terminó con una condena contra la vicepresidenta. Fue la bandera de la corrupción kirchnerista por excelencia.

Más allá del raid de anuncios que Massa tiene pensado de acá hasta las elecciones, cada uno de estos actos de desesperación política no podrá ocultar lo que los datos económicos irán dejando cada vez más en evidencia, la paupérrima performance del candidato-ministro. Cada número se encarga de enterrar aún más a Massa, a pesar de que hay altas chances de que haga una buena elección.

Ver al kirchnerismo haciéndose un paro a sí mismo bajo la excusa de que se lo hace a la oposición por un eventual gobierno es de lo más extraordinario que le hemos visto hacer, lo que es mucho decir. Cada vez que le toca enfrentar las consecuencias de sus actos el kirchnerismo cae en el mismo lugar, buscar responsables en otro lado. Capaz quien aún no ha sido elegido como ministro de economía está en París con la gobernadora que ya no es. Todo sea con tal de no hacerse cargo.

Te puede interesar

2023-10-01-insaurralde

El verdadero clásico

Javier Boher
Nacional 02 de octubre de 2023

Lo que pasó con el affaire Insaurralde nos deja ver cuáles son las verdaderas tradiciones políticas en Argentina.

ilustra granados y messi

Una vía de comunicación legitimada

J.C. Maraddón
Cultura 02 de octubre de 2023

Si el fútbol nos viene anticipando hacia dónde va la industria del entretenimiento, habría que tomarse en serio la entrevista exclusiva que le realizó Migue Granados a Lionel Messi para su programa “Soñé que volaba”, que se emite diariamente por el canal de streaming Olga.

accastello1

Villa María: Accastello ganó y se reposiciona en el PJ

Bettina Marengo
Provincial 02 de octubre de 2023

El ministro de Industria le sacó una amplia ventaja a Juntos por el Cambio dividido y quedó como uno de los intendentes peronistas más importantes del interior provincial. Martin Gill dio un paso más al gabinete de Martin Llaryora. Ambos resetean carreras. Capitani y Zanotti, desinflados. Buena elección del peronista Sosa, del espacio de Raúl Costa.

Lo más visto

accastello1

Villa María: Accastello ganó y se reposiciona en el PJ

Bettina Marengo
Provincial 02 de octubre de 2023

El ministro de Industria le sacó una amplia ventaja a Juntos por el Cambio dividido y quedó como uno de los intendentes peronistas más importantes del interior provincial. Martin Gill dio un paso más al gabinete de Martin Llaryora. Ambos resetean carreras. Capitani y Zanotti, desinflados. Buena elección del peronista Sosa, del espacio de Raúl Costa.

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email