La guerrilla en Tucumán: La intención del ERP para declarar la independencia de la provincia y la participación revolucionario-militar del MIR Chileno.

Nacional 23 de noviembre de 2023 Daniel Alvarez Soza
images

Primera parte (1/3)

     Según Seoane, “A principios de marzo de 1974 Santucho tomó la decisión de ir él mismo al frente de 40 guerrilleros, instalarse en Tucumán y dar comienzo, por lo menos, al entrenamiento de la que sería la famosa “Compañía de Monte del ERP Ramón Rosa Jiménez”. Sus argumentos fueron que los propios vietnamitas debieron probar con su práctica armada la posibilidad de desarrollar una guerrilla triunfante contra los norteamericanos y de ese modo ganarse la ayuda internacional. De lo que se desprendía: Santucho seguía imaginando que la Argentina era parecida a Vietnam y el ERP al Vietcong. Su intención era crear “una zona liberada” con apoyo de la población local para reclamar reconocimiento internacional como fuerza beligerante al intensificar la formación de combatientes y oficiales capaces de sobrellevar una guerra de larga duración”.

     “Lo interesante es que para esto necesitaban cumplir tres condiciones que exigían las Naciones Unidas para ser declarada zona liberada: tener milicia propia, y la tenían, a todo esto ellos hacían demostración, bajaban de la selva de uniforme, desfilaban, bajaban la bandera argentina y subían la de ellos. Ya tenían milicia y símbolo. La tercera era el dinero. ¿Qué era?, el dinero argentino pero con un sello del ERP, la estrella del ERP, (…) ellos pagaban un pollo diez veces más de lo que salía en moneda nacional para conseguir adeptos; cobraban peaje en la ruta. El hecho de tener milicia, símbolo y dinero eran condiciones necesarias para que en Naciones Unidas fuera declarado territorio independiente.” (1).

      Nicolás Méndez en su obra “El Vietnam argentino. La guerrilla marxista en Tucumán”, nos comenta acerca de las pretensiones del ERP lo siguiente: “¿Qué  pretendía el ERP en Tucumán? Siguiendo a pie juntillas el mandato del Che Guevara de forjar un Vietnam vernáculo, el objetivo consistía en llevar la guerra a la selva tucumana, obligando al ejército a salir de sus lugares habituales. Dar pelea y hostigamiento, ganarse la simpatía de la población a través de un paralelo trabajo de masas y acción psicológica”. Conquistar así la provincia entera, y conseguir la segregación de la porción del territorio provincial y la posterior consagración de un estado independiente que fuese reconocido internacionalmente por la ONU, amparándose en instituciones del Derecho Internacional Público, tales como la Convención de Ginebra y en Fuentes jurídicas internacionales que respondían a los planes del ERP, tal como actos jurídicos unilaterales, basados en el reconocimiento de un Estado beligerante. Más adelante Márquez nos dice: “Siendo un estado independiente, mucho más fácil y fluido sería recibir armamentos y tropas desde el exterior de manera permanente. Seguidamente, expandirse conquistando las provincias del norte, y con ese dominio, bajar a Buenos  Aires y hacer un golpe de estado para imponer un sistema económico de exclusión social contario a los intereses del pueblo y los trabajadores” (2). 

    En procura de conseguir apoyo militar del exterior para consolidar la guerra en la Selva de Tucumán. Santucho envía a Cuba a Luis Mattini, a efectos de que mantuvieran una reunión con el comandante Fidel Castro.  De la cual el protagonista nos relata lo siguiente:  

     “Llegué yo a la más preciada de las ex colonias de España, en representación del buró político del PRT, en los momentos de mayor prestigio de nuestra organización. El objetivo principal de mi visita consistía en solicitarle, al propio Fidel Castro, especial entrenamiento a la guerrilla rural que estábamos preparando” y agrega: “En el mismo sentido debía encontrarme con el general Arnoldo Ochoa, a quien teníamos apalabrado para que fuese nuestro instructor in situ. Los cubanos, extraoficialmente, dividían sus simpatías entre Montoneros y el PRT, y Ochoa había manifestado su fuerte deseo de participar en el proyecto de guerrilla rural en la provincia de Tucumán”. Y agrega que Ochoa, a modo de consejo y vaticino de lo que sucedería en Tucumán le dijo: “Muchacho, (…) lo de ustedes no va a ser. Argentina es un país muy fuerte y a los gringos, ya no se les puede engañar. Para alzarse hoy es indispensable un buen entrenamiento,  excelente armamento y dominio en la región. Marchar, marchar y marchar. (…) No quedarse quietos y evitar el cerco a toda costa. Guerrilla cercada es guerrilla muerta. Los primeros combates deben ser victoriosos. A los campesinos no se les gana con discursos ideológicos, la guerrilla tiene que demostrar de entrada su superioridad” (3). Según Mattini, “Fidel se interesó en los detalles del plan estratégico en Tucumán (…) Describí las zonas geopolíticamente hablando. Sugirió que no era muy grande, habida cuenta de la superficie de la Argentina y yo le respondí que Tucumán era la provincia más densamente poblada. No le dio demasiada importancia al respaldo natural que significa la cordillera de Los Andes cubriendo nuestras espaldas.  “Helicópteros, chico, helicópteros”. Necesité largas parrafadas para explicarle por qué nosotros elegíamos Tucumán y no Salta, como lo había pensado el Che. “Yo no puedo hablar desde aquí  -dijo-, pero el Che conocía tu país”. Se interesó por los cursos de agua, si en los montes había vacas como en las pampas, las posibles vías de acceso y los rasgos sociales de los campesinos de la región de la región; en fin, parecía revivir sus mejores tiempos. Pero ni aprobaba ni desaprobaba. (…) Nosotros queríamos entrenamiento en Cuba  -expliqué- o, en su defecto, que un instructor viniera a la Argentina”. Ante lo cual Castro le responde a Mattini: “Cuba tiene una política internacional muy clara. No podemos entrenar grupos armados bajo un gobierno con el cual mantenemos buenas relaciones” (4).

   El problema para  Fidel Castro era que acababa de reanudar relaciones con Argentina. 

   En la Editorial de la Revista “El Combatiente”, Santucho explicó el 5 de junio de 1974 la importancia de la instalación en Tucumán de la Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez:

    “La posibilidad y necesidad de la apertura de frentes guerrilleros rurales tiene una profunda significación para la lucha revolucionaria de nuestro pueblo. Es producto de más de tres años de combate guerrillero en las ciudades, de varios años de luchas populares, de una considerable evolución de la conciencia del pueblo. A partir de la incorporación de unidades  rurales a la estructura de combate del ERP, se inicia un nuevo período de desarrollo militar, que rápidamente multiplicará la fuerza, a potencia de fuego de nuestro ejército y lo capacitará para enfrentar en combates abiertos a las unidades enemigas.

  “La estratégica importancia de las unidades rurales radica en el que el auxilio de la geografía hace posible construir velozmente poderosas unidades bien armadas y entrenadas, capacitadas para golpear duramente al enemigo en terreno favorable, disputarle las zonas, primero durante la noche y después también de día, liberar zonas más adelante y hacer posible la construcción de bases de apoyo, formidable e imprescindible sostén para la construcción de un poderoso Ejército Revolucionario de carácter regular, en condiciones de sostener victoriosamente con sus armas la insurrección general del pueblo argentino que  llevará el triunfo de la revolución nacional y social de nuestra patria, abriendo un luminoso porvenir socialista, fin de la explotación y de los sufrimientos y comienzo de una era de justicia y felicidad colectiva para los 26 millones de argentinos” (5).

____________________________ 

1- POZZI, Pablo: “El  PRT-ERP, la guerrilla marxista. Por las sendas argentinas. Págs. 100-105.

2.- MARQUEZ, Nicolás: “El Vietnam argentino”. Ob. cit. Págs. 69-70.

3.- MATTINI. Luis: “Los Perros. Memorias de un combatiente revolucionario”. Ob.cit. Pág.167.

4.- MATTINI. Luis: “Los Perros. Memorias de un combatiente revolucionario”. Ob.cit. Págs. 169-179-180.

5.- GUTMAN. Daniel: “Sangre en el monte”. 1º Edición. Buenos Aires. Editorial Sudamericana,  2010.  Págs. 101-102 

Te puede interesar
argentina

Federalismo de baja intensidad

Javier Boher
Nacional 22 de febrero de 2024

La provincialización apresurada de los territorios nacionales tiene consecuencias políticas que siguen impactando todavía hoy

Lo más visto
unc (19)

UNC: crece la tensión contra Caputo y Milei

Francisco Lopez Giorcelli
Universidad 21 de febrero de 2024

Fue luego de la suspensión del adelantamiento de partidas al Banco Nación que implicó que las autoridades de la UNC tuvieran que gestionar el pago de los salarios para la fecha que correspondía. La arremetida libertaria contra las universidades suma un nuevo capítulo y alimenta la llama de un conflicto evitable. Becas Progresar también en peligro.

Roberto-Cristalli-y-Rubén-Daniele

UEPC va al paro, aunque analizará la oferta; el Suoem, exultante

Felipe Osman
Municipal 21 de febrero de 2024

Los docentes resolvieron ir al paro el lunes. Recibieron una nueva propuesta de la Provincia, que no dista demasiado de la inicial, y que será analizada por las bases durante la semana. Entró en crisis la relación oficialismo-oposición. El Suoem, la envidia de Uepc: sigue atado a la inflación.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email