Siempre pagamos caro

Años de intervencionismo han generado prácticas que benefician a pocas personas, perjudicando a millones de consumidores que no se alcanzan a dar cuenta

Nacional 11 de abril de 2024 Javier Boher Javier Boher
milei p
milei p
Por Javier Boher
Lunes: "Su factura de xxx está disponible para abonar". Otro aumento más desde fin de año, que hacían que el servicio de telefonía móvil fuese demasiado oneroso. Desde diciembre sumaba más del 100% de aumento.
Martes: llamo a la empresa para pedir una reducción del plan o el pase a prepago. Viendo los precios de los packs de internet -el servicio más consumido ahora que ya nadie habla por teléfono con nadie- la ecuación era bastante clara y la decisión bastante sencilla. Me atiende la operadora, ya que la opción del paso a servicio prepago no confirmaba el cambio. Así nomás, sin hablar tanto, me dice que mi abono ya tiene un descuento del 15%, pero que me lo va a llevar hasta el 70%. Así, en la práctica, mi próxima factura va a ser un poco más de un tercio de lo que me llegó en el mensaje del lunes.
Acá no importan tanto los montos de los abonos, sino ese margen que le permite a la empresa cobrar por su servicio tanto más que el número con el que le cierran los costos. Si hoy me puede dar ese descuento, la misma afirmación valía ayer y anteayer. O no.
La caída de la actividad y el impulso a cierta tímida apertura comercial en algunos rubros específicos han empezado a frenar -o retrotraer- algunos aumentos. No se trata de ese excesivo optimismo que llevó al ministro Caputo a celebrar las cifras de un bot de monitoreo de precios que resultó ser falso, sino algo concreto, como el caso de las vacunas para la aftosa. El control de dicha enfermedad es fundamental para la calidad de la carne en el país, requisito indispensable para mantener abiertos algunos mercados internacionales. 
Ante la proximidad de la campaña de vacunación, cierta empresa argentina decidió aumentar sus precios. El gobierno respondió desregulando el mercado de las vacunas (algo que inexplicablemente no se hizo con la encefalomielitis equina), que implicaría la posibilidad de importar dosis a la mitad del precio que deben pagar hoy los productores. Luego de esta decisión, la empresa argentina decidió dejar sin efecto el aumento, bajar 23% sus precios y sostenerlos hasta julio del corriente año. 
Ciertamente estos ejemplos no pueden trasladarse a toda la economía, pero son una pequeña muestra de lo que significa esa memoria inflacionaria que se grabó a fuego durante los años del kirchnerismo. Sin competencia y con suba permanente de los precios, el "subo por las dudas, para cubrirme de cualquier cosa" se instaló como una práctica habitual. ¿Llega un momento de alto consumo? Se suben los precios. ¿Sé que puedo cobrar lo que quiero, porque no compito con nadie? Subo los precios. ¿Hay tal dispersión de precios que nadie sabe cuánto cuestan las cosas? Subo de nuevo. Cualquier motivo era excusa para acomodar un poco los números, resignando eficiencia y cargando ese sobrecosto en los consumidores, rehenes de una economía hiper regulada.
Esa decisión de abrir lentamente la economía, a cuentagotas, lo mismo se irá traduciendo en mejoras para los consumidores. Poco a poco los precios se irán acomodando y se podrá retomar una cierta normalidad que nosotros ya no recordamos muy bien cómo funciona.
No se trata de acusar aquí a las empresas de codiciosas, sino que se dedicaron a operar bajo los supuestos e incentivos que instaló el kirchnerismo durante años. El Estado fue metiéndose cada vez más en el mercado, tratando de acomodar los números con el lápiz de algún burócrata que se cree más inteligente que los millones de argentinos que conforman el mercado local demandando o rechazando ciertos bienes o servicios. La maraña de impuestos y tasas empeora las cosas para todos.
La indumentaria es uno de los sectores en los que más se nota. En la página argentina de Levi's, por ejemplo, un jean 501 clásico, con descuento del 20%, está en 110 dólares al tipo de cambio paralelo. En la web estadounidense, el mismo modelo, sin descuento, cuesta 40. 
También fue noticia que en Argentina se vende el Nissan Leaf más caro del mundo, a 133.000 dólares. En Brasil se paga 58.800, en Chile 47.600 y en Estados Unidos… 28.140. A eso hay que sumar la diferencia abismal de los ingresos promedio medidos en dólares. Así, un trabajador californiano con un ingreso promedio necesitaría 4,5 meses para llegar a dicho auto. En Argentina harían falta 665 salarios promedio para llegar a manejar el mismo coche, 55 años, más que la vida laboral de un trabajador promedio.
Lo más perverso de toda esta trama es que para el grueso de los consumidores es casi imposible entender hasta qué extremo ese nivel de intervencionismo los perjudica. Ese precio extra que se paga por todo puede no parecer tanto para cada comprador, pero cuando se lo suma es un gran y jugoso botín que se reparten entre empresarios protegidos, políticos proteccionistas y sindicalistas acomodaticios. Desde los tres sectores se encargan de robarle la comida del plato a la gente, convidándose entre ellos para estar siempre llenos. Bautizaron cínicamente como "comunidad organizada" a la esquilma sistemática de los trabajadores para sostener a las corporaciones, haciendo que las culpas se pongan donde no corresponde.
Es difícil saber a qué velocidad ese tipo de decisiones de gobierno se irán extendiendo a otros sectores de la economía, pero son necesarias para dignificar a los consumidores. Son las empresas las que deberían tentarnos con sus precios, no nosotros los que se deben arrastrar para conseguir un trato un poco más favorable en lo que se paga por mes. La duda más grande es si la decisión política los hará aguantar el pataleo de esos a los que se les empieza a terminar el cazar en el zoológico.
Lo más visto
ilustra-juez-acomodandose-la-corbata-y-de-loredo-espia

Juez afina (aún más) su sintonía con Milei; De Loredo, recalcula

Gabriel Silva
Provincial 23 de mayo de 2024

El senador volverá a sacar chapa de la línea directa con el Presidente en el encuentro del sábado en el Cabildo. El radical también sería de la partida. El diálogo entre el líder del Frente Cívico y el libertario en las últimas horas; y las reacciones en Juntos después del cruce del jefe del bloque UCR con Finocchiaro del PRO.

legislatura (14)

Juntos por el Cambio dio vuelta la página en la Unicameral y vuelve a la carga

Carolina Biedermann
Provincial 24 de mayo de 2024

Después de que la Unión Cívica Radical votara distinto a sus socios de la coalición la modificación del reglamento interno de la Unicameral, se abrieron heridas que sanaron en menos de 24 horas. Más aún por el objetivo de seguir trabajando unidos en ser oposición y en no dejar margen a que el peronismo los divida.

ilustra-milei-en-cordoba-llaryora-recibe

25M: Llaryora se prepara para la dinámica de lo impensado

Redacción Alfil
Provincial 24 de mayo de 2024

A tientas, el cordobesismo intenta adivinar qué hará Milei en su visita a la provincia. Versiones sobran; ese es el problema. La única certeza es que el presidente viene a avivar el fuego en un distrito que juzga clave en la carrera hacia el 2025 con un objetivo claro: “depurar” el Congreso.

debate-2030-rio-cuarto

Nuevo cruce de candidatos (Nazario “picanteó”)

Redacción Alfil
Río Cuarto 24 de mayo de 2024

La actividad organizada por la Fundación Río Cuarto 2030 convocó a los candidatos Guillermo De Rivas, Adriana Nazario y Gonzalo Parodi para exponer sus propuestas en el Viejo Mercado. La cita de Michael Jordan y el descargo de Nazario.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email