Vivencias en primera persona

Cómo se verificaron los cruces musicales en el ámbito del movimiento rockero argentino durante los años correspondientes a la dictadura, es una de las incógnitas que devela Ezequiel Abalos en el tercer tomo de su serie “Rock de acá”, donde abarca el periodo que va de 1975 a 1980.

Cultura 03 de julio de 2024 J.C. Maraddón J.C. Maraddón
ilustra musico en la celda

J.C. Maraddón

El éxodo masivo de artistas que se produjo tras el golpe de Estado de 1976, precedido por la radicación en el exterior de los que habían sido amenazados por la Triple A sobre todo a partir de 1974, mueve a pensar que los siguientes siete años durante los que prolongó la dictadura, representaron un oscurecimiento casi total para la cultura argentina. Esta mirada también se alimenta de la experiencia del exilio interior al que muchos se sometieron para no ser secuestrados o asesinados, estableciéndose en lugares remotos del país profundo o llamándose a silencio para no caer víctimas de la represión.

Y sin duda se produjo un generalizado apagón, que redujo la intensidad creativa y llamó a silencio a muchas voces que eran sometidas al rigor de la censura, cuya implacable metodología llegaba hasta los detalles más disimulados. Era imposible que semejantes condicionamientos no aplacaran la cantidad y la calidad de las expresiones artísticas, en contraste con el altísimo vuelo que habían alcanzado en los años previos y con el nivel al que arribarían cuando el régimen militar terminase y el retorno de la estabilidad institucional alentara la vuelta de aquellos que habían encontrado en otros rincones del mundo un refugio para estar a salvo.

Sin embargo, pese a tener todo en contra, hubo manifestaciones culturales que siguieron su curso, que esquivaron los límites impuestos por las autoridades y lograron darse a conocer, manteniendo encendida una llama de esperanza. Debían medir sus impulsos y recorrer caminos intrincados hasta llegar a su objetivo, pero al fin se daban con el gusto de hacer escuchar su voz y de agitar las aguas de un panorama abrumado por la desazón. Por supuesto, algunos de ellos no pudieron escapar de la reprimenda por no acatar las órdenes y sufrieron un castigo que en ciertos casos fue mortal.

Y aquellos que habían fijado residencia fuera de las fronteras también sumaron lo suyo, porque desde sitios diversos continuaron realizando aportes culturales que, más allá de su entorno geográfico, no dejaban de ser argentinos y, por ende, debían ser considerados como parte de la escena nacional. De hecho, cuando esos referentes emprendieron el regreso, trajeron en sus valijas aquellas experiencias y las pusieron al servicio del nuevo ecosistema de la cultura en democracia, lo que permitió al público local apreciar cuánto habían evolucionado ellos durante esos años en los que se habían ausentado por razones de fuerza mayor.

Cómo se verificaron esos cruces en el ámbito del movimiento rockero argentino, es la incógnita que devela Ezequiel Abalos en el tercer tomo de su serie “Rock de acá”, donde abarca el periodo que va de 1975 a 1980. Su forma de trabajo se basa en la entrevista como principal vía de acceso a la información, que en este libro se traduce en unos 70 testimonios  desplegados a lo largo de más de 400 páginas. Además, el volumen viene acompañado de un CD con archivos en mp3, donde se puede escuchar 15 horas de audio con los diálogos que el autor mantuvo con los protagonistas.

Ese extenso esfuerzo investigativo sirve para descubrir que esos rockeros no cejaron en su empeño ni aun bajo el yugo dictatorial; y que, por detrás de lo que señala la historia ya conocida, se registró una actividad tan intensa como provechosa, que tuvo por igual como escenarios la tragedia que se vivía en Argentina y las contrastantes realidades de los dominios donde recalaron quienes se sintieron expulsados de su patria. Un bache de la crónica oficial comienza a ser reparado por Ezequiel Abalos, con su transcripción de vivencias en primera persona que ayuda a comprender lo que vino después.

Te puede interesar
Panorámica sepia 1901

Caras y caretas cordobesas

Víctor Ramés
Cultura 17 de julio de 2024

Concluye en esta segunda nota el texto de una serie publicada por el semanario en 1901, titulada “Viaje al país de los Calchaquíes”, donde su autor, Carlos Correa Luna, hacía una crónica de la llegada a la ciudad de Córdoba.

ilustra londra

Lo que es y lo que podría haber sido

J.C. Maraddón
Cultura 17 de julio de 2024

Si bien en 2022 publicó un nuevo disco y en los últimos meses lanzó dos sencillos, recién el pasado fin de semana Paulo Londra volvió a los shows en directo después de cinco años, con una actuación en el estadio Santiago Bernabeu de Barcelona que se repetirá hoy en una sala de esa misma ciudad.

Lo más visto
ilustra-fernandez-recibe-a-de-rivas-intendente

De Rivas inició su vínculo con el SUOEM-RC y se viene la paritaria

Gabriel Marclé
Río Cuarto 15 de julio de 2024

El intendente recibió a los directivos del Sindicato de Municipales y se estima que en los próximos días tendrá la primera negociación paritaria -que esperan sea bimestral. Relación dominada por la “vara alta” que dejó Llamosas con el 131% de aumento en el primer semestre y la prioridad del superávit.

asamblea-uepc (1)

UEPC: El Panal no cede y acorrala a la Celeste ante sus bases

Felipe Osman
Provincial 16 de julio de 2024

Resuelto a apostar al desgaste, el Centro Cívico asegura que no mejorará su oferta, y que sólo la reconfigurará, sin hacer nuevas concesiones. La conducción provincial del gremio deberá bajar una propuesta con cambios cosméticos a las bases, y queda expuesta a pagar un alto costo político en la previa de la elección de delegados.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email