Biró y sus dos gallinas

Aerolíneas Argentinas está volviendo a ser el eje de la discusión sobre las posibles privatizaciones del nuevo gobierno de Milei

Nacional 23 de noviembre de 2023 Gabriela Origlia Gabriela Origlia
2023-11-22-biro

Por Javier Boher

[email protected]

Muchos de nosotros hemos pasado por una etapa de izquierda en la juventud. Algunas veces más trotskista, otras más socialdemócrata, pero siempre en algún punto del arco progresista, con una sensibilidad social que se va perdiendo a medida que crecemos y empezamos a entender un poco más a la especie humana.

Dentro de esas tradiciones de izquierda hay muchas ramas, pero todas plantean más o menos el mismo principio de darle más reconocimiento o poder a los trabajadores, los creadores del mundo y la riqueza. A partir de esa premisa se abre un abanico que incluye reconocimiento ampliación de derechos sociales, participación en las ganancias de la empresa, mejores condiciones de contratación e incluso la eliminación de la propiedad privada y el traspaso de la misma al control de los trabajadores. Aunque tal cosa se ha visto muy pocas veces en la historia (en la Unión Soviética o en Cuba todo estuvo siempre en manos de burócratas, no de los trabajadores) siempre vuelve entre los reclamos que expone la izquierda clasista. Paradójicamente sería el liberal libertario Javier Milei quien les daría con el gusto.

La historia es bastante conocida. A pesar de que ha dicho muchas cosas a lo largo de los años, las veces en que le preguntaron sobre qué haría con Aerolíneas Argentinas su respuesta siempre fue la misma, entregársela a los trabajadores. El camarada Milei cumpliría de ese modo con uno de los postulados del comunismo internacional, pasando la propiedad de los medios de producción a los trabajadores. Las banderas rojas deberían llevar el rostro del Che Guevara al lado del del próximo presidente. Nicolás Maduro lo debería invitar a una cena del Grupo de Puebla y Silvio Rodríguez le debería componer una canción para celebrar su paso a las fuerzas del proletariado.

Sin embargo, como los empleados y dirigentes sindicales de Aerolíneas Argentinas no son zonzos, prefirieron pasar de la oferta. "Si se quiere cargar Aerolíneas nos va a tener que matar y cuando digo matar, literalmente, va a tener que cargar muertos, que me anote primero", amenazó el titular de APLA, Pablo Biró, en diálogo con Nacional Rock.

La situación recuerda al viejo chiste del comunista y las dos gallinas: “-¿Si tuviera dos casas donaría una al pueblo? -Claro. ¿Y si fueran dos autos, donaría uno? -Por supuesto. -¿Y si fueran dos gallinas? - NO, donar una gallina no. -¿Daría una casa, un auto, pero no una gallina? -Es que dos gallinas sí tengo.”

Así queda bastante en evidencia que los que integran la gran familia de la aerolínea de bandera quieren ser proletarios con el nivel de vida que se supone tienen los burgueses, no burgueses subsistiendo como proletarios, lo que le pasa a tantos empresarios pyme o pequeños comerciantes que algunas veces se quedan en el bolsillo con menos plata que sus empleados.

Biró es conocido por ser parte de la realeza sindical, esa casta que entrega el poder de padres a hijos. Él, junto a todos los que aceptaron sus maniobras para condicionar el funcionamiento de la empresa, es el responsable del desprecio que se fue generando en torno a las empresas públicas y el Estado presente. Cuando Menem inició las privatizaciones no existía el consenso que hay hoy, que están dadas las condiciones para una reforma profunda de la estructura estatal.

Está claro que la gente sabe perfectamente bien a qué está sujeta cuando elige volar por Aerolíneas, que ha peleado por tener el monopolio del mercado aéreo en Argentina. Paros o asambleas imprevistas hacen estallar el malestar de la gente. De hecho ya se han visto videos posteriores a las elecciones en los que no dejan bajar a la gente de los aviones porque se interrumpen algunos servicios.

En el tema de costos, lo más que se acerca es a ser un 10% más cara que la competencia, aunque la mayoría de las veces está entre un 25 y un 50% más caro. Biró se lo atribuye a los impuestos, argumentando que la empresa sería superavitaria si le sacaran un poco de la presión impositiva, a pesar de que la competencia paga los mismos tributos y consigue seguir cobrando menos.

Aerolíneas es uno de los mayores símbolos de la ineficiencia del kirchnerismo, pero también de su negativa a la competencia, su consignismo ideológico adolescente y la sobresaturación con empleados reclutados de entre los espacios de militantes. Es una muestra de cómo se confunden el Estado y el partido, uno de los peores males que alumbró el siglo XXI de la mano del kirchnerismo, una exacerbación de viejas prácticas políticas muy instaladas en el país.

Ni Biró, ni los dirigentes de Trenes Argentinos, ni los de Canal 7, Télam, Enarsa ni la mayoría de las empresas del Estado quieren tener que hacer el ajuste que les permita ganar plata y seguir existiendo, compitiendo en un mercado abierto contra empresas privadas. Todos sienten que cumplen una función social fundamental, una mentira que les viene muy bien para irse a dormir con la conciencia tranquila, pero que no se ajusta a la realidad. Esa convicción es la que los hace reclamarle al Estado por el sostenimiento de sus puestos de trabajo y sus sueldos y prerrogativas muy superiores a la media, sea si se los compara con los mismos rubros, con el común de los trabajadores o con los millones de trabajadores informales que tiene el país (ni hablar de los más de dos millones de nuevos pobres de la gestión económica de Sergio Massa).

Nunca hubiese imaginado que era tan fácil correr a los empleados públicos más combativos. Bastaba con asegurarles que se podía cumplir su sueño de vivir en la patria socialista. Como en el chiste de las dos gallinas.

Te puede interesar
argentina

Federalismo de baja intensidad

Javier Boher
Nacional 22 de febrero de 2024

La provincialización apresurada de los territorios nacionales tiene consecuencias políticas que siguen impactando todavía hoy

Lo más visto
unc (19)

UNC: crece la tensión contra Caputo y Milei

Francisco Lopez Giorcelli
Universidad 21 de febrero de 2024

Fue luego de la suspensión del adelantamiento de partidas al Banco Nación que implicó que las autoridades de la UNC tuvieran que gestionar el pago de los salarios para la fecha que correspondía. La arremetida libertaria contra las universidades suma un nuevo capítulo y alimenta la llama de un conflicto evitable. Becas Progresar también en peligro.

legisltatura-vacia

Meter el perro

Gabriel Silva
Provincial 22 de febrero de 2024

En la Unicameral, la oposición fracasó en su intento de quórum y le faltó pericia para contar con el número para el debate. El accidente del radical Grich quedó en la mira de todos y la tensión en la Legislatura se confirma como una constante.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email