Fiscalización, la deuda del oficialismo en el Concejo Deliberante

Desde las bancas que conforman Hacemos Unidos por Córdoba y Juntos por el Cambio dieron su visión respecto al cierre de año en el Legislativo municipal. Donde no prosperó la creación del Ente Municipal de Fiscalización y Control, duro revés para Passerini.

Municipal 08 de enero de 2024 Francisco Lopez Giorcelli Francisco Lopez Giorcelli
concejo-deliberante

Por Francisco López Giorcelli 

 

El viceintendente Javier Pretto estrenó la presidencia del Concejo Deliberante durante las sesiones extraordinarias de diciembre. Y a diferencia de la Legislatura provincial, el oficialismo atraviesa otras realidades en el Legislativo municipal lo que le impidió la aprobación del proyecto presentado por Departamento Ejecutivo Municipal, que en su redacción impulsa la creación del Ente Municipal de Fiscalización y Control (EMFyC)

Esto se dio durante el mes de diciembre en el Concejo Deliberant, el cual sesionó de forma extraordinaria, por un lado, para darle juramento a los nuevos representantes legislativos y, por el otro, para tratar proyectos que el mismo intendente Daniel Passerini observó con mucha atención ya que el oficialismo necesita de estos para su plan de gobierno.

Desde el oficialismo advierten que la intención de la oposición es dilatar el tratamiento de este proyecto y que además, a través del edil radical Juan Balasategui, pidieron incorporar Declaraciones Juradas de los inspectores municipales, “tal y como hacen otros funcionarios que manejan recursos” confirmó a este medio la presidenta del bloque UCR, Elisa Caffaratti.

En este sentido al ser consultada por el proyecto, Caffaratti dijo que si “hubiera sido una reforma del organigrama hubiéramos acompañado sin ningún problema ya que compartimos el diagnóstico sobre una problemática que es transversal a las gestiones”. El fundamento que dieron desde el radicalismo también se basa en que “sorprendió” el tratamiento de este proyecto “que no estaba ni siquiera en la plataforma electoral del actual intendente” lo que queda demostrado en la redacción del mismo proyecto remataron desde las bancadas de la UCR.

En contrapartida Diego Casado, concejal de HUpC, destacó como positivo la incorporación de las declaraciones juradas y sumó la realización del narcotest a quienes llevan a cabo las inspecciones sobretodo en la noche cordobesa.

En tanto, para el presidente del bloque oficialista, Martin Simonian, sería raro que no se apruebe en las próximas semanas “ya que no se ha impedido la modificación del proyecto, permitiendo incorporar ítems que la oposición considera que deben estar”. También defendió la creación del ente ya que permitirá la centralización de una serie de trámites y regulaciones que hoy no cuentan con un único criterio y comparó la experiencia del Ente Biocba como un ejemplo a seguir en cuanto a funcionamiento.

Por otro lado, desde el oficialismo se encargaron de resaltar entre las positivas que se logró la adhesión a la Ley de Seguridad impulsada por el ministro de Seguridad, Juan Pablo Quinteros, y el gobernador Martín Llaryora. Esto le permite a la municipalidad incorporar al sector privado en los operativos de seguridad en calidad de “prevención y cuidado”, tema que causó revuelo en el edificio del Pasaje Comercio, ya que una parte de la oposición votó en contra, precisamente los ocho concejales del radicalismo sumados a los tres del Frente Cívico y a lo que se sumó la abstención de Soher El Sukaría (PRO).

También adhirieron a la reducción salarial de la planta política del Estado Municipal, algo que sí fue apoyado por unanimidad con el agregado de que el concejal radical Javier Fabre impulsa que ese “ahorro” de la política se destine a cuentapropistas y a las Pymes para poder sortear de la mejor manera el embate de la crisis económica. Algo que también adelantó Alfil la semana pasada. 

De esta forma el balance del oficialismo en las primeras sesiones extraordinarias tiene un sabor semiamargo ya que no logró concretar la creación del Ente Municipal de Fiscalización y Control, más allá de los fundamentos que dio la oposición para que vuelva a comisión, para su aprobación se necesitan dos tercios de los votos (21 en este caso) de los cuales contaban con 16 propios más tres que eran de El Sukaria del PRO, Gabriel Huespe de Ciudadanos y Jéssica Rovetto Yapur de Cordobeses por la Libertad. En definitiva, los tres que llegaron al Concejo desde el PRO y votos con los que esperaba contar, paradójicamente, el expresidente del espacio amarillo en Córdoba, Javier Pretto. Lo que significó un revés para Passerini, pero también para el viceintendente quien aún no logró arrastrar voluntades que se transformen en una tranquilidad para Passerini. Y fundamentalmente para Llaryora, el principal ingeniero del nuevo armado oficialista con las incorporaciones, no sólo del titular del Concejo Deliberante, sino también de la vicegobernadora Myrian Prunotto. 

Todo queda por verse a finales de enero cuando el Concejo Deliberante vuelva a juntarse en sesiones extraordinarias para seguir debatiendo en este punto que parece elevar un poco la temperatura dentro del recinto, por los votos que Hacemos Unidos necesita de la oposición; y fundamentalmente  porque existe la posibilidad de que algunos lugares en el nuevo organismo se habiliten para integrantes de lo que todavía es Juntos por el Cambio. Mientras, Passerini espera lograr una primera victoria legislativa.

Lo más visto
ilustra-llaryora-al-ajedres-con-de-rivas-parodi-y-nazario

Masterclass de Llaryora (y Llamosas) con la victoria de De Rivas

Gabriel Silva
Provincial 24 de junio de 2024

El gobernador quedó empoderado tras el triunfo en el Imperio y obtiene un resultado vital en el primer turno electoral como jefe del oficialismo provincial. El amplio margen, en tanto, revalida la gestión de Llamosas. Duro revés para una generación del PJ, para la porción más alineada con el massismo y para el radicalismo de De Loredo y Ferrer.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email