¿Quién gana si pierde Milei?

Cierta oposición está desesperada por diferenciarse del presidente, convencida de que puede aprovechar un naufragio del gobierno. Sin embargo, eso no parece estar tan claro

Nacional 31 de enero de 2024 Javier Boher Javier Boher
2024-01-30-milei-massa-de-loredo-llaryora

Por Javier Boher
[email protected]


Algo parecido a la pregunta que sirve de título a la nota se me vino a la mente mientras escuchaba al gobernador Llaryora en diálogo telefónico con Noticiero Doce. Vamos a omitir lo que dijo, porque no es central a la reflexión, pero sí es un reflejo de la encrucijada en la que está el país.
Durante el primer mes de gobierno, Milei se encargó de lanzar su mega DNU y de enviar al Congreso la Ley Bases. Quizás fue porque le duraba el envión de la campaña que en esa etapa del juego el kirchnerismo se erigió como la principal oposición al gobierno libertario. En los debates en comisión, en redes y en la calle, ahí estaban los votantes de Massa para alzar la voz contra la "protodictadura" de Milei.
Poco a poco, desde entonces fue bajando la espuma kirchnerista, quizás porque el peronismo se quedó sin referentes nacionales. ¿Con quién hay que hablar para negociar con el movimiento?¿Cristina?¿Alberto?¿Massa?¿Moyano? No hay una conducción clara, de allí que se note cierta descoordinación. Esto los fue sacando de lugar, apenas exhibiendo reacciones espasmódicas y consignas simples, fácilmente replicables.
Lo que sí entró a tallar aquí fueron las ambiciones de los otros bloques opositores. Necesitados de recursos para la gestión o expuestos por las demandas de sus provincias, los gobernadores fueron algunos de los que empezaron a ponerse en el lugar de guardianes de la casta, porque efectivamente deben serlo si pretenden gobernar. Hubo otros más modestos, pero no menos ambiciosos, que están en carrera legislativa hacia un futuro que esperan ponga en su camino un cargo ejecutivo. 
Todos olieron la debilidad del presidente y empezaron a exigir modificaciones al proyecto original. Esto resulta lógico y era esperable, pero lo llamativo fue el modo en el que empezó a escalar la tensión. Tal vez sea la inexperiencia de algunos cuadros del oficialismo (aunque nadie pueda tildar de novato al Ministro del Interior Guillermo Francos) o el deseo de alzar el perfil de algunos debutantes en las lides parlamentarias, pero de golpe se abrió un abismo entre el oficialismo y esa parte de la oposición que dice buscar lo mismo pero por otros medios.
A un costado, el kirchnerismo observa incrédulo, pero expectante. ¿Cómo puede ser que los que tienen el potencial político y discursivo de hacer funcionar un intervalo no kirchnerista estén obsesionados por evitar su correcto desarrollo? Claramente La Libertad Avanza carece de los medios para gobernar, pero en lugar de hacer de ortopedia y alquilarle las muletas, prefieren ponerse a gritarle que es una inválida. 
Algún radical de mirada penetrante ha sido capaz de darse cuenta de los cambios en el electorado, pero por otro lado se la pasa todo el tiempo dándole la espalda para mirar al partido. Es como el joven rebelde y antisistema que sigue haciendo las compras con la extensión de la tarjeta de crédito del padre. Claramente los radicales son hombres del partido, pero el sello puro hace 40 años que no gana una elección nacional.
Por otro lado, el peronista de la sonrisa teflonada y la voz finita habla de defender los intereses de los cordobeses, pero no logra articular una alianza que efectivamente pueda torcer el texto de la norma en beneficio de la provincia, apenas consiguiendo bloquear lo que hay.
Uno y otro son exponentes de una oposición que debe sopesar permanentemente los incentivos de cooperación y conflicto, a fines de diseñar estrategias políticas que sean rendidoras en el largo plazo, no para tener una pequeña victoria a menos de dos meses de iniciado el gobierno. 
Quizás por eso se formalizó el ingreso de Daniel Scioli al gobierno, un hombre de la casta peronista bonaerense dispuesto a vender sus servicios al mejor postor. En 30 años pasó por múltiples cargos en dos de los tres poderes del Estado, en dos niveles distintos de gobierno. Tiene experiencia, contactos y una ambición que lo dejó a dos puntos de ser presidente. Es una incógnita cuánto le puede sumar la incorporación del ex motonauta, pero el hecho de que todos estén hablando de eso es un indicio de que no es un desconocido como otros de los funcionarios.
Mientras tanto, aquel kirchnerismo que dejamos en los primeros párrafos sigue tranquilo, lamiéndose las heridas. Ya sabe cómo es eso de que te den por muerto, sólo para renacer seis meses antes de las elecciones y arrebatarle el triunfo a los que creen que ganan caminando. Sigue teniendo los bloques más grandes y un par de años para buscar nuevos liderazgos y estrategias. El año que viene renueva 50 bancas de la mala elección de 2021, así que ahí no tiene mucho para perder, especialmente porque Juntos por el Cambio renueva 61 bancas que seguramente terminará dividiendo con los libertarios. Otra será la historia en el Senado, donde la tendrá más difícil.
Cuesta ver el rumbo del gobierno, porque no parece haber un plan consistente. Sin embargo, la oposición que se ha levantado esta última semana parece no estar al tanto de quiénes son los que están corriendo con ellos alrededor de las sillas, listos para ganarles de mano cuando corte la música. ¿Hacía falta tanto espamento, tanto enojo, tanto rumor, si después anuncian que van a dar quórum? Lejos de ganar el centro del debate, corren el riesgo de convertirse en destinatarios del enojo de los que están cansados de la misma política de siempre. 
 

Lo más visto
ilustra ricardo tosto y llamosas porcentaje

Llamosas suaviza asperezas con el sindicalismo nazarista

Gabriel Marclé
Río Cuarto 23 de febrero de 2024

En paralelo con la paritaria de los trabajadores municipales, el Gobierno de Río Cuarto cerró un acuerdo con el Sindicato de Trabajadores de Obras Sanitarias que dirige Ricardo Tosto, cosecretario general de la CGT-RC y brazo sindical de Adriana Nazario. Señales positivas antes de iniciar la verdadera campaña.

unc-boretto (1)

Universidades en un momento crítico

Francisco Lopez Giorcelli
Universidad 23 de febrero de 2024

A través del Consejo Interuniversitario Nacional Rectores y Rectoras de todas las Universidades Públicas advierten que la situación de las instituciones es crítica e insostenible. John Boretto sigue eligiendo al Consejo para pronunciarse respecto al presupuesto universitario mientras discuten fechas y detalles de elecciones en la UNC.

llaryora-alta-gracia

Paro docente: Milei le arrastró la marca a Llaryora

Gabriel Silva
Provincial 23 de febrero de 2024

La Uepc se plegó a la medida de fuerza nacional que impulsó Ctera en rechazo a la suspensión del Fonid. En simultáneo, las conversaciones que hubo ayer entre el gobernador y el intendente Passerini por la reacción de la Justicia en el tema transporte.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email