Se pica en Alta Gracia: Torres candidato; amagan Ortíz y Saieg

El actual intendente va por su reelección y asoma como favorito. Otros dos peronistas podrían subirse a la compulsa. Confianza oficialista frente a ola de cambios en ciudades grandes.

Provincial 10 de julio de 2023 Yanina Soria Yanina Soria

marcos-torres (1)El cronograma electoral municipal sigue y al peronismo cordobés aún le quedan por delante dos paradas en ciudades importantes: primero, el 17 de septiembre en Alta Gracia, y luego, el 1 de octubre, en Villa María. 

El escenario local en la comarca del departamento Santa María viene revuelto, sin embargo, allí, el actual intendente, Marcos Torres, va por su reelección y asoma como favorito en las encuestas. En cambio, en la ciudad cabecera de Genera San Martín, el alcalde Martín Gill no puede buscar su tercer mandato por lo que el peronismo local está convulsionado. 

Si bien se trata de dos elecciones locales, el PJ cordobés prestará atención a lo que suceda en ambas ciudades, pues, Hacemos Unidos por Córdoba viene de perder territorialidad el pasado 25 de junio cuando cedió a manos de Juntos por el Cambio la conducción política de distintas ciudades donde eran oficialismo, entre ellas, Río Ceballos, mina Clavero, Cruz del Eje…antes había sucedido con La Calera. 

En la ciudad del Tajamar el próximo 19 de julio cierran las alianzas mientras que el lunes 14 de agosto (el día después de las PASO) deberán presentarse las listas completas. Hasta entonces, las tensiones seguirán dentro del peronismo de la ciudad que conduce Marcos Torres.  

De hecho, todavía no hay certezas de que la candidatura del intendente sea la única representativa del peronismo, aunque sí es la oficial porque irá con el sello de Hacemos Unidos por Córdoba. Ocurre que hay otros dos nombres del PJ dando vueltas: el de Pablo Ortíz y el de Walter Saieg. 

El primero fue, hasta hace unos días, secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, cargo que dejó para retornar a su banca de concejal donde, por diferencias justamente con el oficialismo, decidió abrirse solo en un bloque unipersonal. 

Ortíz, dirigente llaryorista, dejó correr sus intenciones de ser candidato a intendente, de hecho, ya se ven algunos carteles suyos en las calles de la ciudad. Dicen en el oficialismo que su salida del gabinete ocurrió luego de cierto malestar que provocó el hecho de que el ex funcionario “no trabajara activamente para la campaña provincial del 25 de junio”. 

Desde el torrismo, aseguran que el hombre nunca participó de ninguna actividad ni reunión organizada por el partido y le endilgan deliberado desinterés por la elección donde el actual ministro de Empleo, Facundo Torres, se jugaba la revalidación como referente departamental del PJ. Esa situación provocó el enojo del ahora legislador electo por Santa María quien, junto a su hermano Marcos y el delasotista Hugo Testa, forman el tridente que terminará decidiendo y armando la lista municipal. 

Desde el torrismo aseguran que Ortíz pidió para acordar con la actual gestión dos lugares en la lista de concejales y dos secretarías, algo que fue denegado de plano por el intendente Torres. De allí que el llaryorista advirtió que podría jugar las municipales por fuera. 

Nota al pie: Ortíz pasó a integrar el equipo de Torres luego de las PASO municipales del 2019; herramienta luego fue eliminada por el actual gobierno local. 

Lo cierto es que en el tablero local del peronismo vuelve a sumergir un tercer actor: Walter Saieg. El ex intendente, enemigo político de los Torres, conformó un partido y arma un frente electoral bien local al que busca sumar radicales, vecinalistas y sectores del progresismo. De hecho, abrió diálogo con Alta Gracia Somos Todos, el espacio que en las municipales del 2019 se ubicó como tercera fuerza y que llevó como candidato a intendente al dirigente del Partido Solidario, Diego Heredia. 

Por ahora, el ex cacique departamental no blanqueó su postulación y en el oficialismo manejan dos teorías al respecto: por un lado, no descartan que cierre un acuerdo con Ortíz; mientras que, por el otro, aseguran que si Juntos por el Cambio juega unido el ex funcionario nacional podría declinar sus aspiraciones “y repetir lo del 2019”. El torrismo se refiere así a la acusación que le hicieron a Saieg en las elecciones de ese año de haber trabajado para la candidatura del radical Leandro Morer. 

Sucede que Juntos por el Cambio también atraviesa su propia turbulencia interna y hay quienes apuestan que el PRO podría presentarse con lista separada; un escenario que beneficiaría a un oficialismo que, pese a todo, se muestra confiado en poder retener el poder municipal. “Equipo y gestión” describen desde el torrismo como sus principales armas para batallar la pelea del próximo 17 de septiembre.  

Te puede interesar
gabinete-nacional-bar

El verdadero cambio implica un necesario llamado al consenso

Gabriel Silva
Provincial 29 de mayo de 2024

El ascenso de Francos de la cartera Interior a la jefatura de Gabinete se encuentra atado a una imperativa y genuina convocatoria al diálogo. Difícil desafío para un gobierno que construyó su narrativa desde el antagonismo directo a los K; con los mismos modos y, probablemente, idénticos resultados.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email