En enero, también será 2023

La continuidad del año político con las extraordinarias en el Congreso lo abre el interrogante de cara al respaldo que tendrá o no Milei de todo el arco político. Las facturas que por lo bajo le pasan en el PJ y Juntos. Además de la realidad paralela en Córdoba.

Provincial 29 de diciembre de 2023 Gabriel Silva Gabriel Silva
ley

Por Gabriel Silva

La decisión del presidente Javier Milei de apostar un pleno en el Congreso con el impulso de la ley ómnibus y el mega DNU asegura que el más que extenso 2023 electoral no sólo está lejos de terminar este domingo. Por el contrario, el lunes, cuando arranque enero, el año y la semana, para aquellos que tienen algún TOC con respecto a estos comienzos, el 2023 continuará y el 2024 quedará en stand by.

Sencillamente, porque la tensión de una transición que luce interminable entre el final del kirchnerismo y el comienzo de los libertarios deja varios escenarios abiertos con un desenlace poco predecible y donde el Congreso será el epicentro de la disputa. Un bastión tentador para entender si esa gobernabilidad que pretende Milei se convierte en herramientas para un autoritarismo que asoma como la contracara perfecta al modelo K.

La nueva fase de la grieta es con la derecha, ya no sólo en una pose de soslayar al Parlamento, sino con la plena intensión de pasarlo por arriba. Que es peor incluso que ningunearlo.

Las declaraciones de Milei en la entrevista con Luis Majul amenazando con exponer y hablar de legisladores que exigen coimas para aprobar leyes es de una gravedad institucional que resquebrajó el diálogo que el Presidente necesita en el arranque del recorrido parlamentario. No porque no existan o hayan ocurrido esos condicionamientos, sino por la erosión que esto provoca en la negociación para aprobar leyes que, algunas seguramente y otras probablemente no, sean necesarias para el país.

En un puñado de días al frente del despacho principal de Casa Rosada, el León subió la intensidad en la fricción con diputados y senadores. Incluso desde ese arranque, cuando a minutos de colocarse la banda presidencial, les dio la espalda en el primer discurso.

Para peor, la imagen de Martín Menem recibiendo el paquete de leyes de manos del ministro del Interior, Guillermo Francos, tiene una pretenciosa intención de mostrar una dupla de poder que se contrapone con lo que en off sostienen diputados y funcionarios del Ejecutivo cordobés acerca de ambos. Al primero, los cordobeses con despacho en el Congreso le achacan la falta de pericia para leer por dónde viene la jugada.

Por ello, el armado de cordobesistas con el bloque de Pichetto y Monzó le dio un par de vidas más al presidente de la Cámara frente a un kirchnerismo que comenzó a oler sangre desde el minuto 1 y quería muscular en las comisiones.

Críticas que también incluyen a Oscar Zago, el jefe del bloque libertario en Diputados que mostró falencias en la interacción con el resto de las bancadas y que ayer, cerca de las 10 de la mañana, no supo cómo defender la ley ómnibus en una entrevista radial. “Todavía no tuve tiempo de leer todo, arranqué con el día”, dijo.

De Francos, por su parte, en la Provincia se quejan de la falta de poder que tiene y de cómo su par de Economía, Luis Caputo, le copó la parada. “La respuesta a todo es ‘tengo que hablarlo con Luis’. Así no nos sirve”, reconoció a este diario una fuente calificada del llaryorismo.

La República del Cordobesismo

En simultáneo con la atmósfera nacional, Córdoba vive una realidad paralela en ebullición constante. Las batallas legislativas hicieron de cada sesión un súper miércoles en la Unicameral desde el arranque de la nueva conformación. Con papelones de un lado y otro de la grieta cordobesa.

En el oficialismo, porque no muestran muñeca; tanto en lo que no se ve como en lo que se hace viral en redes a costa de una oposición sobregirada. Y en Juntos, porque el correr por izquierda con el ajuste estatal a Llaryora obliga a sus jefes De Loredo y Juez a ser coherentes en el Congreso y no respaldar, por ejemplo, el saqueo a los jubilados.

Mientras, los big fish del PJ cordobesista siguen cayendo: a la larga nómina que integran Diego Concha, Alfonso Mosquera, Diego Cardozo, Oscar González y Juan María Bouvier, se le sumó esta semana Gustavo Folli. Con realidad dispar frente a la Justicia porque algunos están detenidos y otros imputados; pero con el agravante de que Folli integró gestiones tanto de Schiaretti como de Llaryora. Y al parecer, durante todo este tiempo nadie había contemplado los vicios del ahora exfuncionario. 

Te puede interesar
WhatsApp Image 2024-02-29 at 14.54.35

Guiño de Llaryora a sectores medios con boleto social

Bettina Marengo
Provincial 01 de marzo de 2024

El gobernador anunció la ampliación del Boleto Educativo y la duplicación de la base de ingreso para acceder al Boleto Obrero Social, que hasta ahora alcanzaba a asalariados de bajos sueldos. El jefe del Panal espera la liquidación de noviembre del fondo del transporte que la Nación le giró a Chubut tras el reclamo judicial.

Milei Foto

El cordobesismo extraña la vieja grieta

Gabriel Silva
Provincial 01 de marzo de 2024

En la previa de los discursos de Milei en el Congreso y Passerini en el Concejo, la semana doméstica estuvo atravesada por el rechazo del gremio docente a la propuesta de Llaryora, la expectativa local a lo que diga el Presidente y los lazos, cada vez más aceitados, entre el PRO y el peronismo mediterráneo.

Lo más visto
srt (1)

SRT-UNC: aprueban retiros y jubilaciones anticipadas

Francisco Lopez Giorcelli
Universidad 28 de febrero de 2024

En la primera sesión del Honorable Consejo Superior de este año se avanzó con la reestructuración del multimedio público que gestiona la Universidad, en un primer momento se busca avanzar con retiros y jubilaciones anticipadas para luego establecer un procedimiento preventivo de crisis.

Milei Foto

El cordobesismo extraña la vieja grieta

Gabriel Silva
Provincial 01 de marzo de 2024

En la previa de los discursos de Milei en el Congreso y Passerini en el Concejo, la semana doméstica estuvo atravesada por el rechazo del gremio docente a la propuesta de Llaryora, la expectativa local a lo que diga el Presidente y los lazos, cada vez más aceitados, entre el PRO y el peronismo mediterráneo.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email