El triunfo de Bullrich reconfigura el mapa cordobés de Juntos

La mujer del PRO se impuso con menos estructura y sin el respaldo de los socios referentes. La foto que se prepara para el jueves y la intención que sea la oficialización del apoyo de Juez. Además, la pelea que dará Macri para recuperar ‘su’ provincia.

Provincial 15 de agosto de 2023 Gabriel Silva Gabriel Silva
carrizo-rodriguez-machado

Por Gabriel Silva

La victoria de Patricia Bullrich frente a Horacio Rodríguez Larreta en la Paso nacional y en las urnas cordobesas obliga a una reconfiguración del mapa aliancista en territorio mediterráneo. Provincia que, por otra parte, también tendrá cambio de agenda por la centralidad que adoptará el expresidente Mauricio Macri de acá a octubre buscando, entre otros objetivos, recuperar ‘su’ provincia tras la ola libertaria de Javier Milei.

El ingreso de Macri en modo jefe al búnker de Juntos en la noche del domingo, con correctivo incluido a Larreta, Gerardo Morales y Martín Lousteau –los tres que lo desafiaron y a los que puso en fila- ayuda a entender por dónde pasará el peso del socio fundador de Cambiemos en los próximos 70 días. Convertido en uno de los ganadores de la noche, y sin el corset –si es que en algún momento lo tuvo- que le impedía el apoyo deliberado a Bullrich.

Incluso, cuentan aquellos que estuvieron en el búnker de Parque Norte, desde las primeras horas de la mañana cuando tildó al operador Guillermo Seita de “paseador de perros”. El perdedor sin rostro en las Paso del domingo por los resultados conseguidos por sus asesorados: Larreta, Lousteau y el gobernador cordobés Juan Schiaretti.

“Esa fue la frase que confirmó el deseo de ganar de Mauricio y hoy son las que cierran cualquier posibilidad de acercamiento de Bullrich al ‘Gringo’” graficó un operador de la mujer halcón que repasa fidelidad post victoria.

Macri bajará a Córdoba a recorrer la provincia con Bullrich y si piensan en algún tipo de contacto con el PJ cordobés no creen que venga por el lado de Schiaretti.

En todo caso, apuestan a la inquietud del peronismo que viene que no está muy dispuesto a desoír en esta instancia el mandato del líder del cordobesismo.

En tanto, sobre la repercusión local en el espacio amarillo, hay cautela y creen en el PRO cordobés que todo pasa por el resurgimiento macrista y el manejo del joystick que tendrá nuevamente el jefe. Incluso, para adoctrinar a los que quedaron por fuera y decidieron respaldar a Larreta.

Además del respaldo genuino de los amarillos Laura Rodríguez Machado, Carmen Álvarez Rivero y Sebastián García Díaz, el scanner bullrichista se pasará a los socios del radicalismo y el juecismo. Cuentan que hay agradecimientos por la fiscalización a Soledad Carrizo y Miguel Nicolás; no descartan autonomía expuesta de Marcos Carasso, el presidente de la UCR que podría ser sondeado por algunos amarillos en busca de que corte el cordón umbilical con Mario Negri; y tampoco desestiman, otros radicales, un contacto con la tropa del Defensor del Pueblo, Mario Decara.

Del Frente Cívico, saben que jugaron muy bien Ernesto Martínez, Graciela Villata, Beltrán Corvalán y Nancy Almada; y esperan que el jueves se concrete el respaldo explícito de Luis Juez. No se descarta que pasado mañana haya una foto de unidad para apoyar a Bullrich y que de la misma participe el excandidato a gobernador.

“No fue igual la manera en que se movió Juez, comparándola con Mario Negri o directamente con Rodrigo (De Loredo)”, razonó una fuente del bullrichismo a Alfil ayer. La tercera derrota consecutiva del joven diputado radical tuvo otro impacto y el enojo de la cúpula de Juntos persiste para con el reciente perdedor de la contienda municipal.

El eje radical que apoyó a Bullrich, compuesto por Carrizo, Nicolás y los dirigentes de Javier Bee Sellares que a nivel nacional responden al gobernador correntino Gustavo Valdés mostraron músculo en Capital y se ramificaron bien en el interior. Incluso, creen que hubo intendentes con los que se trabajó de manera coordinada y no cayeron en la seducción larretista vía terminales cordobesas.

Donde, entre los radicales derrotados también está, además de De Loredo, el exintendente Ramón Mestre y el riotercerense Marcos Ferrer.

Así, el futuro inmediato de la coalición tiene relación directa, no sólo con lo que ocurra en las urnas en octubre, sino también con el clima interno en los dos principales partidos de la alianza cambiemita: el radicalismo y el PRO. El primero, con las derrotas del presidente y el vice del Comité Nacional, Morales y Lousteau; el segundo, con el reacomodamiento amarillo que depende del resultado de Bullrich y en una interna que podría ser en diciembre.

La repercusión de ese resultado –el de octubre y la interna nacional- también impactará en el esquema cordobés, con una cúpula herida después del borocoteo de Javier Pretto y la derrota de Oscar Agost Carreño, el armador larretista que no pudo tributar un triunfo cordobés para el alcalde porteño. 

Te puede interesar
gabinete-nacional-bar

El verdadero cambio implica un necesario llamado al consenso

Gabriel Silva
Provincial 29 de mayo de 2024

El ascenso de Francos de la cartera Interior a la jefatura de Gabinete se encuentra atado a una imperativa y genuina convocatoria al diálogo. Difícil desafío para un gobierno que construyó su narrativa desde el antagonismo directo a los K; con los mismos modos y, probablemente, idénticos resultados.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email