Luz y Fuerza: campaña sucia y elección de pronóstico reservado

El sindicato va a elecciones este jueves con un oficialismo atomizado. Las acusaciones entre las cuatro listas que compiten van desde la corrupción hasta la pedofilia.

Provincial 06 de diciembre de 2023 Redacción Alfil Redacción Alfil
Suarez1

Por Felipe Osman

Este lunes, los cierres de campaña fueron el termómetro, siempre alterable, de las chances de cada lista. Hay cuatro en carrera para hacerse con la conducción de Luz y Fuerza.

Tres de ellas se integran por escisiones del oficialismo más algún desprendimiento menor de la oposición. La restante concentra, casi en su totalidad, a las dos que en 2019 desafiaron al actual oficialismo.

Las primeras tres son, la Celeste y Blanca, liderada por Jorge Molina Herrera (secretario adjunto de la actual conducción); la Verde y Roja, que conduce Gabriel Suárez (secretario general de la actual conducción); y la Rosa, que preside Claudio Alejandro Lucero.

La cuarta es la lista Azul y Blanca, que lidera Tomás Di Toffino, que además de ser la segunda lista más votada en las anteriores elecciones sumó a la Naranja, entonces conducida por Héctor Tosco, quién no jugará en este turno electoral.

En suma, la oposición, que de haber ido unida hubiera ganado las elecciones en 2019, esta vez competirá dentro de una misma lista, más allá de haber cedido algún desprendimiento menor hacia la lista Rosa. 

Cuatro años atrás, el actual oficialismo ganó con el 43 por ciento de los votos, mientras las listas lideradas por Di Toffino y Tosco cosecharon 35 y 21 puntos respectivamente.

Ahora bien, nada de lo que sucedió en Luz y Fuerza durante los últimos 4 años, ni menos aún durante las últimas semanas, es reductible a términos matemáticos.

Desde 2019 a la fecha avanzaron las casusas por Asociación Ilícita, Fraude y Lavado de Activos que transitan en la Justicia Electoral en contra de integrantes de la actual conducción. Entre ellos, Suárez y Molina Herrera. Y también se profundizó el avance sobre el sindicato. 

Los opositores no titubean en denunciar que el retroceso que viene sufriendo el gremio está directamente vinculado a la situación judicial de sus líderes, quienes -presumen- han quedado sumamente condicionados a la hora de representar los intereses del sindicato.

En el medio, hasta hubo reclamos ante la Junta Electoral (que conduce el oficialismo, que todavía jugaba unido al momento de definir las autoridades) para que prohibiera competir a candidatos sobre los que pesaban inhibiciones “civiles o penales” (art. 27, inc. F, estatuto sindical), denuncias de “entregadores” y hasta acusaciones de pedofilia. La campaña más tensa y sucia que se recuerde en el sindicato.

Para el oficialismo hay muchísimo en juego. La conducción del sindicato es, a estas alturas, un reaseguro para el actual oficialismo. Y para la oposición, esta es una oportunidad inigualable de llegar, por fin, al control de Luz y Fuerza.

Quienes observaron de cerca la campaña dicen que, por la concurrencia de los actos de cierre, la representatividad de las listas en las reparticiones y la territorialidad de los candidatos, quienes parecen estar liderando son la oposición y la fracción oficialista que se encolumna detrás de Molina Herrera. Aun así, nadie quiere comprometerse con un pronóstico sobre lo que sucederá este jueves, cuando la sede del sindicato de calle Deán Funes abra sus puertas para la votación.

El padrón rondaría los 1.600 afiliados habilitados para votar, después de los cientos de desafiliaciones que Luz y Fuerza Córdoba viene sufriendo desde 2018 en adelante.

Finalmente, el resultado de la elección tampoco debería resultar indiferente al Centro Cívico, que ya logró torcerle el brazo a la actual conducción, cerrando paritarias por debajo de la inflación y modificando, de hecho, algunos de los beneficios que los empleados de Epec tienen estipulados en su convenio colectivo. 

Un cambio de signo al frente de Luz y Fuerza seguramente planteará un problema para la Provincia que, cuanto menos, deberá cambiar de interlocutores y lidiar con una conducción legitimada por el voto a gestionar de un modo distinto los intereses de sus representados. 

Lo más visto
ilustra ricardo tosto y llamosas porcentaje

Llamosas suaviza asperezas con el sindicalismo nazarista

Gabriel Marclé
Río Cuarto 23 de febrero de 2024

En paralelo con la paritaria de los trabajadores municipales, el Gobierno de Río Cuarto cerró un acuerdo con el Sindicato de Trabajadores de Obras Sanitarias que dirige Ricardo Tosto, cosecretario general de la CGT-RC y brazo sindical de Adriana Nazario. Señales positivas antes de iniciar la verdadera campaña.

unc-boretto (1)

Universidades en un momento crítico

Francisco Lopez Giorcelli
Universidad 23 de febrero de 2024

A través del Consejo Interuniversitario Nacional Rectores y Rectoras de todas las Universidades Públicas advierten que la situación de las instituciones es crítica e insostenible. John Boretto sigue eligiendo al Consejo para pronunciarse respecto al presupuesto universitario mientras discuten fechas y detalles de elecciones en la UNC.

llaryora-alta-gracia

Paro docente: Milei le arrastró la marca a Llaryora

Gabriel Silva
Provincial 23 de febrero de 2024

La Uepc se plegó a la medida de fuerza nacional que impulsó Ctera en rechazo a la suspensión del Fonid. En simultáneo, las conversaciones que hubo ayer entre el gobernador y el intendente Passerini por la reacción de la Justicia en el tema transporte.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email