El chorizo de Caputo

Mezclando ingredientes agarrados de distintos lugares, el ministro metió todo en la picadora y anunció medidas que hay que tragar

Nacional 13 de diciembre de 2023 Javier Boher Javier Boher
2023-12-12-caputo_milei-(1)

Por Javier Boher
[email protected]


Después de las medidas anunciadas por el Ministro de Economía, Luis Caputo, pasó algo muy curioso: kirchneristas y libertarios despechados coincidieron en sus críticas. Es más, incluso compartieron tuits salidos del otro bando, cosa que hasta no hace mucho tiempo era imposible.
Esto solamente se puede explicar por aquello de que los gobiernos tienden al centro. Los que no votaron a Milei coincidieron con los que sí lo hicieron en su rechazo a la suba de impuestos o en los anuncios de que subirían las ayudas sociales. Fue una experiencia extraordinaria, porque en pleno lanzamiento de una bruta devaluación que apunta a reducir la brecha en el tipo de cambio ellos eligieron concentrarse en todo lo negativo.
Que no se malinterprete: a nadie le gusta saber que sus ingresos, medidos al tipo de cambio oficial, hoy valen menos de la mitad que ayer. Sin embargo, eso no quita que podamos aceptar la inevitabilidad de un ajuste que estaba más cantado que la marcha peronista. 
Muchos creen que Caputo se quedó corto. Siguen reclamando purgas en el sector público, recortes de sueldos, privatización de empresas públicas y cosas por el estilo, a pesar de que solamente van tres días de gobierno y en el Congreso todavía no hay proyectos concretos ni mayorías que puedan aprobarlos. Los tiempos democráticos son lentos, así que por ahora no puede haber mucho más que esto. Para algunos tiene gusto a poco, pero sin lugar a dudas que sabe bastante amargo para una buena parte de los argentinos.
Lo más importante de los anuncios es que se empezó a despejar la incógnita. El aumento del tipo de cambio lo llevó a valores de mayo de 1989, incluso peores que los registrados a la salida de la Convertibilidad en 2002. Seguramente en el gobierno esperan que eso sea suficiente incentivo para los exportadores, a los que igualmente los alcanzarán con retenciones. Los importadores van a poder comprar todo lo que quieran, a un dólar con impuesto PAÍS que rondará los $1.080, parecido al valor del dólar blue. Apuntaron alto para que la devaluación no se les quede corta, con la esperanza de que en marzo o abril las cosas ya se hayan tranquilizado, habiendo hecho algo de caja, conociendo mejor los resortes del Estado y -si las cosas se hicieron más o menos bien- con un poco más de respaldo de afuera.
No se dijo nada sobre leliqs o ledivs, con las que los amigos del ex ministro Massa van a recuperar la plata que pusieron para la campaña. Todos estos cambios favorecen ampliamente a los que apostaron por el desastre, así que algo habrá que hacer con esos que se van a hacer aún más ricos a costa del hambre de muchos otros. No pretendo ponerme en trotskista (pidiendo las cabezas de los burgueses y financistas) pero no parece justo que los trabajadores tengan que pagar la mala praxis del gobierno saliente y los negocios que le hizo hacer a sus amigos.
Los piqueteros ya están agitando planes de lucha y llamados a la rebelión, aunque no por lo anterior. Curioso momento de recuperar la voz, justo cuando deciden quitarlos del rol de intermediarios con los planes sociales. Tuvieron cuatro años para tirar piedras, pero solo tiraban alguna chiquita cuando jugaban a la rayuela mirando para otro lado, como si el tándem Fernández-Fernández-Massa no estuviese licuando los ingresos por la inflación. Por eso la gente no les cree, ni siquiera cuando se ve que se viene el ajuste.
Tal vez uno de nuestros grandes problemas sea el de la representación, donde se puede ver una enorme distancia y desconexión entre los políticos y la gente, independientemente de que los primeros se vistan como los pobres y digan entender sus vidas. Esos piqueteros ya perdieron el favor de los ciudadanos que, como a los sindicalistas, ya los ven más como una parte importante del problema antes que como un principio de solución. Si tengo que ver al secretario general de uno de los gremios que me debería representar sentado con el ex ministro Massa y haciendo campaña por él, es lógico que sienta que sus intereses son muy distintos a los míos.
En ese contexto de descrédito de la clase política tienen la posibilidad de asomarse algunas caras nuevas, como Milei, que traen a otras caras conocidas, como Caputo. La prolongada crisis económica (que con altibajos lleva tres mandatos presidenciales) le da al gobierno entrante un margen de maniobras nada despreciable. El hecho de que la inflación lleve meses arriba de los dos dígitos o que toda la mentira de Massa se esté desmoronando ahora es una gran ayuda para que la gente soporte, estoicamente, el cadenazo en los dientes que van a significar los próximos meses. A pesar de las dudas la gente votó por un cambio violento del rumbo económico, incluso sabiendo que iba a doler (y aunque no supiera muy bien cuánto).
Caputo agarró un par de cuestiones que estaban en el aire y las combinó para anunciar un par de medidas que no son de la profundidad que deberían, pero que son suficientes como para empezar a recorrer el camino de la recuperación económica. Metió todos esos ingredientes en la picadora y está sacando lo que nos vamos a tener que comer durante los próximos meses. Quizás sea distinto a lo que esperaban todos, pero es el resultado del mantra que mueve a Milei y que repitió Caputo: no hay plata. Ahí viene el ajuste y hay que tragarlo como se pueda.

Lo más visto
ilustra ricardo tosto y llamosas porcentaje

Llamosas suaviza asperezas con el sindicalismo nazarista

Gabriel Marclé
Río Cuarto 23 de febrero de 2024

En paralelo con la paritaria de los trabajadores municipales, el Gobierno de Río Cuarto cerró un acuerdo con el Sindicato de Trabajadores de Obras Sanitarias que dirige Ricardo Tosto, cosecretario general de la CGT-RC y brazo sindical de Adriana Nazario. Señales positivas antes de iniciar la verdadera campaña.

unc-boretto (1)

Universidades en un momento crítico

Francisco Lopez Giorcelli
Universidad 23 de febrero de 2024

A través del Consejo Interuniversitario Nacional Rectores y Rectoras de todas las Universidades Públicas advierten que la situación de las instituciones es crítica e insostenible. John Boretto sigue eligiendo al Consejo para pronunciarse respecto al presupuesto universitario mientras discuten fechas y detalles de elecciones en la UNC.

llaryora-alta-gracia

Paro docente: Milei le arrastró la marca a Llaryora

Gabriel Silva
Provincial 23 de febrero de 2024

La Uepc se plegó a la medida de fuerza nacional que impulsó Ctera en rechazo a la suspensión del Fonid. En simultáneo, las conversaciones que hubo ayer entre el gobernador y el intendente Passerini por la reacción de la Justicia en el tema transporte.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email