Que vuelva la irreverencia

Un viejo video que circula en redes despierta la reflexión sobre el empobrecimiento del discurso público

Nacional 10 de abril de 2024 Javier Boher Javier Boher
2024-04-09-gundi
Por Javier Boher
Ayer, de casualidad, me crucé en redes con un video de hace más de dos décadas en el que se veía a un jovencísimo Yayo Guridi interceptando gobernadores a la salida de una reunión. A partir de las referencias que se pueden sacar de las preguntas que hace, De la Rúa seguía siendo presidente y Cavallo, ministro. 
Entre los que son cruzados por el humorista están Adolfo Rodríguez Saá, Carlos Reutemann, José Manuel De la Sota, Carlos Ruckauf y Néstor Kirchner. Nos podemos imaginar de qué estaban hablando, probablemente de lo mismo que se hablaba en cualquier cumbre de gobernadores peronistas, cuando todavía existía como fuerza nacional unida. Lo que pasó después con De la Rúa no debe haber sido casualidad ni coincidencia.
Lo que más me llamó la atención fue el tenor de las preguntas, que estaban pensadas para entretener, como un gancho de humor para el programa de Marcelo Tinelli (cuando en sus productos todavía hacían reír, antes de la patética vejez que atraviesa hoy).
Supongo que el "este no sale, este entra" con el que recibe a Rodríguez Saá no debe haber sido inocente, sino un guiño a los más atentos. Después le pregunta si debe tratarlo de Gobernador o de Emperador.
A Reutemann le preguntó si llegaba a las internas de 2003 o si se quedaba sin nafta, que completó con un "como hombre de campo, ¿a Cavallo regalado no se le miran los bonos?".
A De la Sota lo agarró de lleno con un "con Chupete y Cavallo en el gobierno, ¿Cómo hacemos para echarle la culpa a los porteños?¿Cuándo le hacemos el partido despedida a Chupete en el Chateau Carreras?". Ese dardo por los inicios de Cavallo en la política deben haber nublado la capacidad inventiva del gobernador para salir jugando con alguna finta declarativa, como siempre.
A Ruckauf le pega fuerte. Sobre el tema de las inundaciones (más de 20 años y siguen siendo recurrentes) le pregunta si la fórmula 2003 va a ser Ruckauf-Aquaman. Después le pregunta si le firmaría una zapatilla, por aquel escándalo de que entregaban la otra para completar el par (con la firma del gobernador estampada) recién después del día de la elección. 
A Kirchner -desconocido hasta entonces, perdido en el fondo de la Patagonia- lo engancha con su parecido a Tristán y le pregunta si en esas reuniones se arregla algo o si se juntan a intercambiar tápers (lo escribí así porque hace un tiempo me escribieron para intimarme por haber usado la grafía que corresponde a la marca).
El video me causó gracia, pero también disparó esta reflexión. Ciertamente el asesinato de José Luis Cabezas estaba fresco, en lo que fue el peor ataque a la libertad de expresión que se vio en el país en décadas, pero me llamó muy fuertemente la atención que todos los gobernadores estuviesen tan cerca de los periodistas, que podían preguntar lo que quisieran.
Tiempo después llegaría Néstor Kirchner a la presidencia e impondría un nuevo modelo, en el que no existían las conferencias de prensa y solamente los noteros que eran lambiscones del poder de turno se acercaban a hacer preguntas inofensivas, con el presidente haciendo sus monerías ante Gonzalito Rodríguez, de CQC, que ocupaba el lugar de bufón del Rey.
De a poco nos fuimos acostumbrando a políticos que no se enfrentan a los micrófonos y a las cámaras si no está todo pautado previamente. Quizás cada tanto vemos cómo se expone algún ignoto legislador o secretario que quiere trepar en el conocimiento popular, pero siempre bajo fuego amigo. Chicanas y cruces de ese estilo, jamás. Todo eso ha desaparecido de los medios.
En veinte años naturalizamos que no se acredite a los periodistas que no son de medios afines o que se pongan vallados alejados del lugar de ingreso de los políticos. Se aducen razones de seguridad, pero temen más por su imagen que por su vida. Apenas si se comenta sobre las flotas de lujo de los capos sindicales, a falta de testimonios de ellos.
Escuchaba las preguntas de Yayo (nunca está de más recordar que es licenciado en economía) y pensaba en que hoy es imposible ver algo así en la tele o en redes. Todos estarían ofendidos, pidiendo la cabeza del humorista. Kirchneristas y libertarios se unirían en una demanda de reparación por las ofensas. Lo tratarían de golpista y de mercenario. Pedirían que se quede sin trabajo, tratando de que se cancele su participación en medios esgrimiendo que fue contra la moral y buenas costumbres de la política. No faltarían los que irían a buscarlo a la casa.
No puedo estar seguro de que sea por esto, pero no tengo dudas de que está pérdida de la capacidad de acceso y ridiculización de los políticos es una de las razones por las cuales el país está tan mal. Los dirigentes son servidores públicos, figuras que deben rendir cuentas ante la ciudadanía y que deberían sufrir -permanentemente- el bombardeo de aquellos que quieren exponerlos en su humana imperfección.
Alejar a los periodistas (y los periodistas aceptando estas reglas) le puso a ciertos políticos una pátina de infalibilidad que se pagó con pésimas políticas apoyadas masivamente por gente con problemas de ausencia de figuras paternas. Cualquier pescado inflado por medios complacientes se convirtió en referente para jóvenes faltos de amor. 
No hay nada más sano que reírse del poder. Hacer chistes sobre la supuesta relación incestuosa entre el presidente y su hermana, o las supuestas sesiones de espiritismo buscando a su perro muerto, no deben ser subestimadas como herramientas de resistencia. Toda ironía o pieza de humor que moleste al poder (como le pasaba a Cristina con los chistes sobre sus tobillos), cada irreverencia que descoloque a un gobernador o un presidente, debe ser festejada y alentada. Es parte central de la democracia, aunque tanta solemnidad impostada nos haya hecho olvidarlo.
Lo más visto
ilustra-juez-acomodandose-la-corbata-y-de-loredo-espia

Juez afina (aún más) su sintonía con Milei; De Loredo, recalcula

Gabriel Silva
Provincial 23 de mayo de 2024

El senador volverá a sacar chapa de la línea directa con el Presidente en el encuentro del sábado en el Cabildo. El radical también sería de la partida. El diálogo entre el líder del Frente Cívico y el libertario en las últimas horas; y las reacciones en Juntos después del cruce del jefe del bloque UCR con Finocchiaro del PRO.

legislatura (14)

Juntos por el Cambio dio vuelta la página en la Unicameral y vuelve a la carga

Carolina Biedermann
Provincial 24 de mayo de 2024

Después de que la Unión Cívica Radical votara distinto a sus socios de la coalición la modificación del reglamento interno de la Unicameral, se abrieron heridas que sanaron en menos de 24 horas. Más aún por el objetivo de seguir trabajando unidos en ser oposición y en no dejar margen a que el peronismo los divida.

ilustra-milei-en-cordoba-llaryora-recibe

25M: Llaryora se prepara para la dinámica de lo impensado

Redacción Alfil
Provincial 24 de mayo de 2024

A tientas, el cordobesismo intenta adivinar qué hará Milei en su visita a la provincia. Versiones sobran; ese es el problema. La única certeza es que el presidente viene a avivar el fuego en un distrito que juzga clave en la carrera hacia el 2025 con un objetivo claro: “depurar” el Congreso.

debate-2030-rio-cuarto

Nuevo cruce de candidatos (Nazario “picanteó”)

Redacción Alfil
Río Cuarto 24 de mayo de 2024

La actividad organizada por la Fundación Río Cuarto 2030 convocó a los candidatos Guillermo De Rivas, Adriana Nazario y Gonzalo Parodi para exponer sus propuestas en el Viejo Mercado. La cita de Michael Jordan y el descargo de Nazario.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email