Los 13 son los nuevos 16

La propuesta de la baja de la edad de imputabilidad despertó rumores de una posible reforma electoral que quiera bajar al mismo número la edad para votar

Nacional 01 de julio de 2024 Javier Boher Javier Boher
2024-06-30-boher

Por Javier Boher 

[email protected]

Hay algo que me llama poderosamente la atención en las series sobre política: no hay personajes complejos. Son unos tontos idealistas o unos realistas desalmados, pero en todos los planos de la vida. Si son realistas no pueden ser cariñosos con los hijos, si son idealistas no pueden hacer el mal. Es tan infantil que por eso es difícil creerles, por más que sean entretenidas.

Una de las cuestiones más llamativas -pegada a eso- es que las negociaciones políticas de la ficción se resuelven más o menos bien y rápidamente. Incluso cuando las cosas se traban, todo parece ser perfectamente racional. Es decir, no hay lugar para lo impulsivo, instintivo, emocional o irracional. Y eso tampoco es muy creíble.

Sobre el cierre de la semana pasada el oficialismo presentó su proyecto de baja de la edad de imputabilidad. Eso no resuelve el problema de la delincuencia ni de la violencia urbana, pero al menos genera algún tipo de disuasión entre los jóvenes o entre los reclutadores. Más allá de lo que digan los datos duros, hay una demanda social de endurecimiento de penas y de baja de esa edad, especialmente entre los más jóvenes. No hay racionalidad ahí, sino otra cosa.

Los que mandaron el proyecto son buenos tiempistas. Salida la Ley Bases, ahora hay que sacar el foco de la economía. La sanción de la ley es un hito que podría marcar el inicio efectivo de la gestión Milei entre la consideración de la gente, así que hay que seguir peleando con el fantasma del pasado.

La juventud fue, durante mucho tiempo, bastión kirchnerista. Eso cambió en las últimas elecciones, cuando Milei se hizo fuerte en ese segmento. No fueron pocos los que se sintieron traicionados por esa franja de 16 a 18 a los que les habían “ampliado derechos” y ahora votaban a la derecha. Si ahí están los votos, ¿por qué no buscar algunos más?.

Este fin de semana circuló una nota periodística sobre la posible reforma electoral que estaría por encarar el gobierno, con algunos cambios respecto a lo primero que intentaron con la primera versión de la Ley de Bases. Cómo principal exclusión, se dejó de lado la idea de las circunscripciones uninominales, probablemente para no perder el posible apoyo de partidos chicos que con una reforma así verían peligrar el lugar que hoy tienen en el Congreso.

Siempre según la nota, se mantiene la eliminación de las PASO, algo reclamado por muchos y sostenido por una minoría cada vez más exigua, a la vez que se reflota la idea de la Boleta Única de Sufragio. Este instrumento puede existir en sus dos versiones, la cordobesa o la santafesina, aunque probablemente el modelo cordobés sea el elegido. Tal vez incluir el infame casillero de “voto lista completa” le permitiría al gobierno negociar mejor con los dirigentes territoriales que temen perder su potencia electoral. Si hay algún momento para negociar tal cosa, definitivamente es ahora que hay pocos gobernadores peronistas.

Dos cosas llamaron la atención y probablemente estén ahí de relleno. La primera es la incorporación de las listas abiertas, que no debe ser confundido con las listas incompletas como la que se usa para la votación de senadores (dos candidatos por lista para tres lugares en el cuerpo), ni con el voto de preferencia como el que existe en la ciudad de Córdoba (donde se puede reordenar los nombres según la preferencia de cada votante). En este caso, podría haber dos alternativas: primero, que el ciudadano elija qué lista prefiere tras elegir el partido (algo parecido a votar en las PASO o con Ley de Lemas); segundo, que pueda elegir los candidatos que quiera, del partido que quiera. Esto último sería engorroso para el recuento, aunque le daría más libertad al votante, eliminando la lista sábana.

La segunda cosa que llamó la atención es la más polémica: bajar la edad de votación a los 13 años. La idea es absurda por dónde se la mire, ya que a esa edad a muchos chicos ni siquiera los dejan viajar solos en colectivo o salir de noche. No pueden manejar, no pueden consumir alcohol, no pueden tener relaciones sexuales ni decidir sobre su propio cuerpo. Ni siquiera pueden trabajar del mismo modo que lo hace un adulto.

La única explicación posible es que esto tenga que ver con el proyecto de bajar la edad de imputabilidad. Se sostiene el voto a los 16 solamente si se baja hasta allí la edad legal para ir preso, una posibilidad de negociación entre políticos de los dos bandos con la reflexión filosófica de fondo sobre cuándo alguien está preparado para hacerse cargo de sus propias decisiones.

En el futuro distópico de que esto prospere, podríamos tener la situación absurda de que la ley trate a adolescentes casi como adultos en lo que hace a la cuestión penal y a elegir presidente, pero con la obligación parental se sostenerlos hasta los 25. Es ridículo que a los 13 pueda ir preso por violación, pero no pueda casarse y tener hijos amparado por la ley. 

Por supuesto que todo esto es desde un enfoque racional y adulto sobre el tema, buscando una explicación lógica a algo que puede no tenerla. Esto no es una serie sobre política, donde todos son de algún modo transparentes sobre sus deseos y aspiraciones, con propuestas que dejan traslucir sus intereses. Acá hay mucho político irracional y demagógico pero, fundamentalmente, hay muchos que son lisa y llanamente unos brutos. Algunas veces sería lindo vivir en el mundo de esas ficciones.

Te puede interesar
Lo más visto
ilustra-fernandez-recibe-a-de-rivas-intendente

De Rivas inició su vínculo con el SUOEM-RC y se viene la paritaria

Gabriel Marclé
Río Cuarto 15 de julio de 2024

El intendente recibió a los directivos del Sindicato de Municipales y se estima que en los próximos días tendrá la primera negociación paritaria -que esperan sea bimestral. Relación dominada por la “vara alta” que dejó Llamosas con el 131% de aumento en el primer semestre y la prioridad del superávit.

asamblea-uepc (1)

UEPC: El Panal no cede y acorrala a la Celeste ante sus bases

Felipe Osman
Provincial 16 de julio de 2024

Resuelto a apostar al desgaste, el Centro Cívico asegura que no mejorará su oferta, y que sólo la reconfigurará, sin hacer nuevas concesiones. La conducción provincial del gremio deberá bajar una propuesta con cambios cosméticos a las bases, y queda expuesta a pagar un alto costo político en la previa de la elección de delegados.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email