Milei ganó; Macri convalidó

Javier Milei ganó cómodo: 56 a 44 sobre Massa. Y Macri, padrino político del libertario tras las Generales (o desde antes), se consagró como estratega. Más dúctil de lo que cuatro años atrás fue CFK, retuvo el poder partidario y condicionará desde el Congreso, las provincias y el gabinete al próximo presidente.

Nacional 20 de noviembre de 2023 Felipe Osman Felipe Osman
19-11-2023_el_candidato_de_la_libertad (1)

Por Felipe Osman

La Libertad Avanza barrió a Unión por la Patria por 12 puntos. Las encuestas volvieron a demostrar su incapacidad para predecir un resultado que estuvo lejos de ser ajustado; con una gran participación (76,37 por ciento); en el que los votos en blanco, nulos e impugnados sumaron apenas más del 3 por ciento; y en el que Córdoba, a pesar de inclinarse muy mayoritariamente por Javier Milei (74 a 26), no fue dirimente, fundamentalmente por el gran respaldo que el libertario encontró en Provincia de Buenos Aires, donde salió prácticamente empatado con Massa.

En su primer discurso como presidente electo, e libertario agradeció a sus militantes, fiscales y compañeros de ruta en la construcción de La Libertad Avanza, e hizo luego extensivos esos agradecimientos a los fiscales que aportó el PRO, y a Mauricio Macri y Patricia Bullrich, que, en palabras de Milei, “desinteresadamente pusieron el cuerpo para defender el cambio que la Argentina necesita”.

Luego vaticinó “el final de la decadencia argentina” y del “modelo empobrecedor del Estado omnipresente”. Adelantó un gobierno que “cumple a rajatabla con los compromisos que ha tomado, respeto a la propiedad privada y al libre comercio”.

Agregó, buscando mostrar apertura, que “todos los que quieran sumarse a la nueva Argentina serán bienvenidos, sin importar de donde vengan, siempre que quieran sumarse al cambio que la Argentina necesita”. Y después completo, “Sabemos que hay gente que se va a resistir. A todos ellos quiero decirles lo siguiente: dentro de la ley, todo; fuera de la ley, nada”.

Después avisó, “Los cambios que nuestro país necesita son drásticos: no hay lugar para gradualismo, no hay lugar para medias tintas. Si no avanzamos rápido con los cambios estructurales que la Argentina necesita, nos dirigimos derecho hacia la peor crisis de nuestra historia”.

Al dejar el escenario, empezó a sonar un tema clásico en el repertorio libertario: “Se viene el estallido”.

De los cientos de interrogantes que abre el triunfo electoral de Milei, ninguno tuvo respuesta anoche. No hubo alguna noticia sobre quiénes podrían ocupar los lugares clave del ministerio de Economía, ni se adelantó qué participación tendría el PRO en los esquemas de gobierno de La Libertad Avanza. Algo que se descarta, aunque el libertario siga hablando de un respaldo “desinteresado”.

En cualquier caso, no caben dudas de que el segundo gran ganador de la noche fue el ex presidente Macri, que se consagró demostrando una gran ductilidad política para mantenerse en el control de su partido, y condicionar, al mismo tiempo, profundamente al próximo gobierno.

A diferencia de lo que sucedió en de mayo de 2019, cuando Cristina Fernández anunció vía Twitter que su candidato sería Alberto Fernández, clausurando el crecimiento de Alternativa Federal por fuera de la estructura del Partido Justicialista y obturando una renovación que pudiera poner en cuestión su poder dentro de él, Macri supo bloquear su sucesión sin quedar comprometido, y ganar a la vez gran injerencia sobre el próximo presidente casi sin exposición.

Lo hizo muñequeando en la interna de Juntos por el Cambio, dividiendo a los máximos referentes del PRO y retaceándoles un apoyo directo, mientras observaba el fenómeno Milei, e imaginaba una elección General de tercios donde se configurara una Cámara de Diputados capaz de acompañar una receta económica de shock.

Fracturado el espectro de la política nacional, Milei terminó imponiéndose, previsiblemente, en una suerte de “interna expuesta” entre la derecha y la centroderecha. Para cuando llegó el momento de afrontar el balotaje, Macri era el único que podía garantizar al libertario los recursos y las estructuras necesarias para derrotar al peronismo en la segunda vuelta.

Cuando asuma, Milei lo hará con una descomunal debilidad en las cámaras legislativas: apenas 37 diputados y 7 senadores. El peronismo, en tanto, estará a dos bancas del quórum propio en el Senado, y a 21 bancas en Diputados. Para contrarrestar ese enorme poder de veto, deberá acudir indefectiblemente a Macri, aunque también al resto de los bloques minoritarios.

Pero además, el libertario no tiene cuadros técnicos capaces de pilotear las palancas del Estado. Para completar ese vastísimo organigrama deberá recurrir a las filas del PRO, al que también necesitará para encontrar alguna llegada con los gobernadores.   

El “líder tutelar” de Juntos por el Cambio, cargo honorífico con el que muchos quisieron apartarlo de mesa de poder tras las elecciones de 2019, volvió a estar ayer más vigente que ninguno de los propios. 

 

Te puede interesar
2024-05-28-franco (1)

Francos al poder

Javier Boher
Nacional 29 de mayo de 2024

El ascenso del Ministro del Interior al cargo de Jefe de Gabinete es una muestra de madurez en el gobierno libertario

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email