Efecto Milei: PJ y UCR buscarán renovarse para ser competitivos

La victoria de Javier Milei en el balotaje pone a los partidos tradicionales frente al desafío de rediscutir estrategias y plataformas para ser elegibles. “La gente no nos compra por lo que somos actualmente”, reflexionan dirigentes sobre una reinvención de los planes de campaña del 2024.

Río Cuarto 21 de noviembre de 2023 Gabriel Marclé Gabriel Marclé
ilustra-llamosas-y-parodi-cambio-de-planes

Por Gabriel Marclé

“Tabula rasa”, la definición que un dirigente del peronismo ponía sobre la mesa minutos después que se confirmara el comienzo de la era Javier Milei en el país, pensando en el efecto local de ese fenómeno electoral. Según ese análisis, la “ola violeta” propone que la campaña municipal que desembocará en la elección del próximo intendente riocuartense deberá volver a foja cero para replantear el vínculo entre las plataformas políticas y un electorado que dio sobradas muestras de sus expectativas respecto a “lo distinto”.

Peronistas, radicales y todos los espacios que forman parte de las estructuras tradicionales dieron muestras de una preocupación que se gestaba desde hace tiempo. Ya sea en el despacho de Juan Manuel Llamosas o en el bloque de concejales que preside Gonzalo Parodi, las preguntas son las mismas. ¿Qué botón se debe tocar y que perilla ajustar para que las ideas de la libertad y los líderes mesiánicos no generen en la ciudad un escenario repetido al del último domingo? Queda en claro que los siguientes pasos de la planificación política de cada frente apuntará a responder estas cuestiones.

Más allá de que en ambos sectores asoma el diagnóstico del “cambio hacia la derecha” de la discusión electoral, la coincidencia tiene que ver con que el cambio debe surgir primero hacia dentro. “La gente no nos va a volver a comprar por lo que somos actualmente”, apuntaba al respecto un dirigente del llamosismo, cuestión en la que coinciden también los representantes del radicalismo -punta del frente opositor local- reconocen que el diálogo del plan electoral consistirá en renovar y fortalecerse para ser elegibles. “Necesitamos generar opciones atractivas”, manifestaron desde el centenario partido.

Los planes deberán ir corrigiéndose en los meses que quedan hasta las urnas. A priori, se observa que el diagnóstico de quienes desarrollan las estrategias locales tiene que ver con poner en el centro en las necesidades individuales, con la seguridad y la economía como bases de esa nueva agenda. Pero también surge una definición inobjetable, la relacionada a los sellos de goma y su erradicación de la lógica movilizadora. “No mueven votos y quedó demostrado”, reflexionan sobre el posicionamiento público de distintos sectores a favor de Sergio Massa, algo que no se trasladó a las urnas.

El desafío está, pero ambos bandos tienen sus pros y sus contras. Al Gobierno de Juan Manuel Llamosas lo respalda la valoración positiva de ocho años de gestión, pero afronta un escenario de incertidumbre del cual deberá sacar al mejor sucesor posible. Sobre todo, Llamosas debería cambiar casi por completo el perfil que ha construido en su carrera política para acercarse mínimamente al estilo de los libertarios, mostrando una pose más “jugada” respecto a tópicos claves de la discusión social. “A partir de ahora, basta de tibiezas”, remarcan desde el peronismo riocuartense, donde también avisan sobre la tensión interna del PJ y los reproches post balotaje, cuestiones que el líder local del partido deberá arreglar antes de comandar la militancia.

Por el lado de sus rivales, podría decirse que ya vienen desde hace tiempo con la preparación frente a un escenario posible como el que se manifiesta por estos días. La ventaja principal para ellos -si es que puede marcársela como tal- tiene que ver con que el partido eligió un candidato antes que las condiciones del tablero nacional se impusieran. Además, en las últimas semanas han profundizado en la idea de “ampliar” con partidos, dirigentes y sectores que nunca hubieran jugado de cerca con el radicalismo. Sin embargo, para mostrarse competitivos frente a la amenaza de las opciones no tradicionales también deberán aplicar un “refresh” a su propuesta desde el lugar de una fuerza opositora, sin los recursos ni la valoración del oficialismo y con las diferencias dialécticas con los libertarios, los “odia radicales” con los que podrían aliarse.

En frente de los partidos tradicionales está la posibilidad certera de que La Libertad Avanza y Javier Milei vayan en busca de su propio candidato riocuartense, entre los que asoman nombres como el de Pablo Carrizo o incluso el del médico Gabriel Abrile tras quedar fuera de la interna UCR. No es cuestión de ideologías coincidentes, sino de la intensidad que aporten a una nueva línea de competencia, la cual tiene como objetivo terminar con el típico enfrentamiento entre peronistas y radicales.

Te puede interesar
luis-juez (9)

Parodi reafirma perfil “vecinal” (¿Vienen Juez y De Loredo?)

Gabriel Marclé
Río Cuarto 21 de mayo de 2024

Desde el bunker de Primero Río Cuarto afirman que “no es necesario” contar con el espaldarazo de dirigentes provinciales y nacionales. Sin Juntos por el Cambio como sello, no está en los planes la presencia de Juez, Lousteau y de Loredo. “Buenas sensaciones” por las encuestas propias.

Lo más visto
ilustra-llaryora-pescando-con-calvo-prunotto-y-siciliano

La (próxima) avanzada de Llaryora es por los “intendentes” de la Unicameral

Gabriel Silva
Provincial 21 de mayo de 2024

El gobernador se mostró con jefes comunales de la UCR en una foto que difundieron desde El Panal ayer hablando de la incorporación de estos radicales al Partido Cordobés. En simultáneo hay diálogo con los legisladores de peso en el interior para romper el interbloque de Juntos por el Cambio. Porqué el número mágico a partir de junio será 47.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email