El PJ evalúa su desempeño en las seccionales

Decantada la elección, el oficialismo pasa por el tamiz los resultados del domingo. Los responsables de la campaña lo hacen para afinar la estrategia. Los dirigentes, para cotizarse.

Municipal 30 de junio de 2023 Felipe Osman Felipe Osman
p04-4-300x199

El rendimiento conseguido en cada seccional de la ciudad es, por estas horas, uno de los principales temas de conversación dentro del peronismo, que ya empieza a reponerse del mal trago al que lo expusieron las desprolijidades del escrutinio provisorio y las acusaciones que a partir de ellas lanzó la oposición.

Puestos a ese análisis, distintos dirigentes del peronismo destacan que la ciudad fue, con distancia, el distrito determinante para ganar la provincial. “La capital puso al próximo gobernador. Eso es lo que le vamos a decir a la militancia. Primero, porque es verdad. Y segundo, porque necesitamos que ahora redoblen el esfuerzo para retener la Municipalidad”, grafica uno de ellos.

Más allá de esta primera aproximación, el PJ también hace un análisis pormenorizado, a la espera de interpretar en qué aspecto se puede seguir mejorando en cada seccional.

 
Las derrotas en las seccionales 1ra, 2da y 3ra no sorprenden, aunque la gestión municipal ha invertido mucho en ellas. Se entiende que se trata de seccionales históricamente proclives a votar radicalismo, que por integrar la parte céntrica de la ciudad reciben una inversión que muchas veces redunda en beneficio de todos los cordobeses y que, llegado el caso, no concentran a gran parte del electorado. El PJ cree que puede mejorar su desempeño, al menos, en la 3ra. En cualquier caso, destaca que su derrota fue ajustada, con diferencias de apenas 462 votos en la 1ra, 86 en la 2da y 604 en la 3ra.  

Sí sorprendió, y para bien, el desempeño de Llaryora en la seccional 4ta, terminando apenas 423 votos por debajo de Juntos por el Cambio. Es que también se trata de un sector con amplia ascendencia radical, y la seccional de origen de Rodrigo de Loredo. Allí atribuyen el resultado a una gran visibilidad de la gestión, con obras como las de Plaza España y el Parque Sarmiento. Ponderan, además, el trabajo de Miguel Siciliano, también originario de la 4ta, en el sector.

La 5ta fue una de las seccionales con mejor desempeño electoral. Allí Llaryora le sacó a Juez 7.248 votos de ventaja. Un número nada desdeñable para una seccional que no está entre las cinco grandes (10, 11, 12, 13, 14). El análisis PJ es que pesó mucho la estructura, con dirigentes territoriales de peso como Natalia Quiñonez, Soledad Ferraro, y Facundo de la Vega; pero también gravitó la gestión, porque el candidato de Hacemos Unidos ganó incluso en San Vicente, un bastión históricamente radical en el cual la administración ha cobrado un alto perfil, en buena medida, por las iniciativas que desplegadas desde el CPC comandado por Santiago Gómez. 

En la 6ta, 7ma y 8va hubo un triunfo moderado del PJ, a pesar de que en la primera y en la última el peronismo hizo una gran inversión social, con ambiciosos planes de urbanización y amplia contención social. El secretario de Políticas Sociales Raúl La Cava es originario de la 6ta. Se descarta, además, que en ambas seccionales la estructura trabajó bien. La 7ma, en tanto, fue otra sorpresa. El peronismo la ganó, a pesar de que en los análisis previos era una de las seccionales que ponía en duda.

La 9na fue para Juntos por el Cambio. La explicación PJ a esa derrota es sencilla: pesó el aparato del caudillo radical Miguel Nicolás.

La 10ma, 12da y 13ra fueron, por amplio margen, las seccionales más gravitantes del triunfo PJ. En ellas el peronismo se hizo de una ventaja de 33.358 votos sobre Juez. La mitad de la diferencia que el intendente le sacó a Juntos por el Cambio en el agregado provincial.

No fue el mismo caso en la 11ra, donde el PJ tuvo un triunfo ajustado. El análisis es que pesó la gestión, pero la estructura no funcionó coordinadamente por las diferencias que hay entre los máximos referentes de la seccional.

La 14ta, en tanto, fue otra grata sorpresa para el PJ, que no estaba seguro de prevalecer y de todas formas ganó, con una diferencia de 3.614 votos.

Ese mapeo, desmenuzado incluso subcircuito por subcircuito, es el que en estos momentos estudia al detalle el PJ, que sabe tiene una cita complicada el 23 de julio.

Al otro lado, los estrategas de Juntos por el Cambio –especialmente del PRO-, creen que los 44,5 puntos cosechados por el peronismo en la capital marcan su techo en la ciudad, y que será difícil que en menos de un mes el intendente pueda trasladar todo ese respaldo a Daniel Passerini. Por el contrario, entienden que el 37 por ciento de Juez en la ciudad es el piso desde el que arranca Rodrigo de Loredo, y entienden que su techo está unos diez puntos arriba de ese número. Son, en cualquier caso, especulaciones, que señalan el optimismo del espacio respecto de su candidato.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email