Ultimátum llaryorista: sin capital no hay gabinete

En los últimos días de campaña, el llaryorismo aprieta para que las estructuras de ministros, secretarios, directores y legisladores con injerencia en capital quemen las naves por la candidatura de Daniel Passerini. Hacerlo, aseguran por lo bajo, es una condición indispensable para aspirar a una sobrevida en el gabinete provincial.

Provincial 19 de julio de 2023 Felipe Osman Felipe Osman
ilustra-busso-y-llaryora-en-gabinete-provincial

Por Felipe Osman

La campaña municipal entró ya en tiempo de descuento, y el peronismo estruja hasta la última gota de sus estructuras para llevar a Daniel Passerini al Palacio 6 de Julio. Solo con esa victoria -imagina el llaryorismo- podrá coronar un proyecto político que deje pensar al gobernador electo en un futuro inmediato con dominio pleno del oficialismo. Y qué a su vez, en largo plazo, pueda exceder las fronteras provinciales.

Es un cálculo razonable. Si Rodrigo de Loredo conquista la segunda caja de la provincia (el radicalismo ya tiene la tercera, que es la UNC), Juntos por el Cambio se cohesionará detrás de su figura, pensando en la proyección política que el diputado puede alcanzar desde la plataforma que ofrece la ciudad de Córdoba. 

Sería un movimiento natural, además, porque el radical ya cuenta con preeminencia en el bloque de legisladores que asumirá el próximo 10 de diciembre, y Juntos por el Cambio tiene serias chances en la elección presidencial, con lo que podría contar con respaldo nacional si la Provincia le retaceara el propio.

Si en cambio el peronismo consiguiera retener la ciudad, el bloque opositor en la Legislatura no estaría galvanizado detrás de un proyecto político propio, y los vasos comunicantes que el intendente tendió con la oposición a partir de la ampliación de la coalición de gobierno podrían captar esas voluntades. Hacia adentro del propio PJ, el acompañamiento de sus vertientes residuales no sería difícil de conseguir. Y afuera de él, Llaryora no tendría un opositor fuerte dentro de las fronteras provinciales. 

Dos escenarios sumamente diferentes.

Por eso las estructuras territoriales del peronismo trabajan a destajo en cada seccional de Córdoba. Saben que el triunfo es posible. Esperan una elección de mucha paridad. Y en ese marco, cada voto cuenta.

En el análisis pormenorizado, el PJ apuesta a incrementar la participación electoral en los sub-circuitos de la capital que ganó en la elección provincial, confía en que los sectores de clase media no concurrirán masivamente a las urnas por ser el domingo el último día del receso invernal, hace lo posible por evitar la polarización, y percute sobre Juntos por el Cambio con denuncias por la vinculación de dos de sus candidatos a concejales a parientes investigados por narcotráfico.

En paralelo, Passerini busca el contraste de la gestión de la que es parte con las precedentes, lideradas por el Frente Cívico y la UCR, hoy unidos en Juntos por el Cambio, y acusa a De Loredo de plagiar buena parte de su plataforma electoral proponiendo iniciativas ya realizadas por el oficialismo o en proceso de ejecución.

Pero aun desplegando todo ese arsenal, espera aumentar su potencia en el territorio. La militancia PJ hace recorridas por las seccionales, volateadas en puntos fijos, actos junto al gremialismo y reuniones con comerciantes, vecinos y empresarios. No deja centímetro del paño sin ocupar, y exige el máximo compromiso a sus funcionarios. Y no sólo a los municipales.

Voces cercanas al gobernador electo aseguran que esa exigencia se extiende ahora también a los funcionarios provinciales y legisladores con injerencia en la capital y las estructuras que cada uno de ellos domina. 

No es un simple pedido. Es una exigencia. Y los cuadros técnicos no escapan a ella. Todos tiene que estar comprometidos con el trabajo territorial, el operativo de fiscalización y la movilización de las estructuras cuando llegue el día de los comicios. Los que así no lo hagan, ya pueden olvidar -aseguran desde el llaryorismo- su permanencia en los equipos de gobierno que el ahora intendente reseteará el 10 de diciembre.

Una declaración radial del gobernador electo parece ir en coherencia con las versionas que llegan desde su círculo más cercano. En una entrevista con radio Guapa (97.7), Llaryora aseguró ayer que Sergio Busso continuará en Agricultura, pero evitó dar cualquier otro nombre. 

Te puede interesar
gabinete-nacional-bar

El verdadero cambio implica un necesario llamado al consenso

Gabriel Silva
Provincial 29 de mayo de 2024

El ascenso de Francos de la cartera Interior a la jefatura de Gabinete se encuentra atado a una imperativa y genuina convocatoria al diálogo. Difícil desafío para un gobierno que construyó su narrativa desde el antagonismo directo a los K; con los mismos modos y, probablemente, idénticos resultados.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email