¿Vuelven los ‘90? ¡No, los ‘70!

La discusión del fin de semana fue un regreso a lo que vivimos por dos décadas. Es sorprendente la voluntad política de quedar empantanados en peleas estériles.

Nacional 04 de septiembre de 2023 Javier Boher Javier Boher

Por Javier Boher
[email protected]


2023-09-03-massa-,ilei-bullrich¡Buen día, amigo lector! Qué maravilloso eso de salir al patio y sentir el olor a tierra mojada por primera vez en meses. Eso nos deja bien en claro que no hacen falta perfumes caros para descubrir la felicidad en un aroma. Ojo, que esa bendición para productores agrícolas puede terminar como siempre, con campos inundados y algún electrocutado en la ciudad. En Argentina la precariedad y la falta de infraestructura nunca fallan.

Deberíamos empezar a aceptar que la felicidad nuestra no tiene que ver con la de los otros. No podemos vivir siempre amargados porque alguien la pasa mal en otro lado, por triste que sea su historia. Si, estimado, ya sé que eso es bastante egoísta, pero tanto nos hablaron de que la patria es el otro que al final uno se empieza a preguntar por qué no puede ser uno. ¿Acaso no debería ser fundamental que todos la pasemos bien? Por eso es linda la declaración de la independencia de Estados Unidos, que deja clarito que un derecho inalienable del ser humano es buscar la felicidad. Algunas veces nos olvidamos de eso.

Usted se debe estar preguntando por qué arranqué así, tan filosófico. Primero, porque después de hacer tortas fritas y buñuelos la lluvia y los días grises nos ponen a pensar. No solo de harinas vive el hombre, estimado.

Segundo, porque últimamente la gente parece más enojada que el Tano Pasman cuando descendió River. Todo es motivo de enojo, pelea y discusión. Llega un punto que se vuelve bastante cansador, para ser sinceros.

Toda la semana es la misma historia: algún candidato dice alguna cosa y salen sus detractores a pedir la horca. Le pongo un ejemplo. Alguien sale y dice “deberíamos poner multas para los que tiran papelitos en la calle”.

El libertario sale y pide bala para los que se oponen a su derecho de contaminar el planeta. En todo caso, el día que haya muchos papeles en la calle va a aparecer algún emprendedor que vea que hay un gran negocio en reciclar esos papeles y así la sociedad va a ver cómo mejora el ambiente, porque hay un negocio posible, por lo tanto es inmoral que el Estado ponga multas a los sucios o cobre impuestos para poner barrido y limpieza.

Salen los de izquierda a decir que es sabido que esa ley se va a aplicar de manera injusta; que mientras los ricos van a poder inundar la calle de papelitos a los pobres los van a llevar detenidos por portación de rostro. Ni hablar de que todos saben que van a ser los pobres los que van a terminar levantando los papelitos de los ricos por un sueldo de miseria, como ya lo hacen los compañeros recicladores urbanos (porque decir cartonero es ofensivo).

Los peronistas clásicos van a salir a decir que esa es una medida antipueblo, porque claramente la gente tira papeles a la calle porque hay un festival de consumo, un mercado en expansión, hiper bullish, que muestra que no hay límites para que la gente pueda ser feliz a través de acceder a productos que la oligarquía golpista neoliberal pretende exclusivamente para ella.

Los radicales van a atacar al que pidió eso, aunque no van a saber muy bien porqué, simplemente por algo que alguna vez dijeron Yrigoyen o Alem -cuando no Alfonsín- respecto a los papeles en la vereda. Probablemente aparezca una línea interna que apoye la medida y otra que pida que le dejen hacer una lista para competir en las PASO. Al final terminan haciendo lo mismo que el peronismo, pero con campera de gamuza y pañuelo al cuello, no con chupines y zapatos puntudos.

En esa discusión permanente en que se ha convertido el país, parece que no está tan claro qué va a pasar de acá a dos, diez o treinta días. Al final es como plantea el dicho, que tres son multitud. El escenario de tercios generó un problemón, porque la gente no sabe para dónde disparar con esto que ha pasado, así que los candidatos empiezan a ver de qué manera pueden sacarle algún voto al de al lado y aparecen algunas cosas de lo más particulares.

Cuando todos esperaban que la irrupción del león fratívoro significara una reivindicación y un regreso a los ‘90, con hombres de jeans elastizados y pelo largo, de golpe los compañeros de La Libertad Atrasa pasaron de largo a la época de los bigotes finitos y las camperas de cuero negro. En un abrir y cerrar de ojos nos estaban poniendo a discutir los ‘70. Qué dolor, estimado.

No me voy a poner como el progresismo de lugares comunes diciendo que el acto de Vicky Vainilla es reivindicar la dictadura. Todos sabemos de dónde viene y qué pretende, pero si llegó hasta ahí medio que algo tendrá que ver un kirchnerismo que se apropió de algo que debía ser de todos, como hizo también con el dinero público. Ahora hay que bancarse a todas estas momias que andan asomando de las catacumbas.

Yo voy por algo mucho más simple, estimado, que denominaré “efecto punga”: ¿cómo se puede enganchar a los descuidistas? Dejando a alguien donado como carnada para que el delincuente vaya a meter la mano. Acá los kirchneristas hacen lo mismo con cada lombriz que tiran los libertarios. Es increíble cómo pican en todas.

Los primeros tres años de debatir los ‘70 algo de razón tenían. Los dos siguientes ya estaba medio forzado, pero bueno, eran los 30 años del golpe. Ahora, los otros quince que siguieron desde entonces ya fueron como esos capítulos que le agregan a los novelones que están haciendo 40 puntos de rating para que no se termine la venta de publicidad. Si nos esperan 20 años más de seguir con lo mismo le juro que dejo el periodismo y me voy a palear sal al límite con Catamarca.

¿Sabe cuál es la verdad, estimado? El libertario y el tigrense taimado se han elegido para polarizar. Se van a seguir tirando este tipo de temas para pelear entre ellos y desdibujar cualquier cosa que haya en el medio. Lo único que espero es que, tan preocupados por diferenciarse, terminen cansando a la gente al mostrar que son iguales. Falta una eternidad. Esperemos que al menos sea con lluvia.

Tenga buena semana.

Te puede interesar
2024-07-17-fernandez-roca

De Fernández a Roca

Redacción Alfil
Nacional 18 de julio de 2024

La polémica por el canto de Enzo Fernández coincidió con el aniversario del nacimiento de Julio Argentino Roca, creador de la ciudadanía argentina inclusiva

Lo más visto
asamblea-uepc (1)

UEPC: El Panal no cede y acorrala a la Celeste ante sus bases

Felipe Osman
Provincial 16 de julio de 2024

Resuelto a apostar al desgaste, el Centro Cívico asegura que no mejorará su oferta, y que sólo la reconfigurará, sin hacer nuevas concesiones. La conducción provincial del gremio deberá bajar una propuesta con cambios cosméticos a las bases, y queda expuesta a pagar un alto costo político en la previa de la elección de delegados.

concejo-rio-cuarto

Se arma la puja del poder opositor de un Concejo “en veremos”

Gabriel Marclé
Río Cuarto 17 de julio de 2024

La dinámica legislativa de cuatro bloques se encuentra a la espera de temas para comenzar con la agenda fuerte del año. La oposición se define entre dialoguistas, fiscalizadores y malos comienzos. Llegan proyectos, pero no del Ejecutivo: la asunción sobre la hora sigue haciendo de las suyas.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email