Estudiantes de la UNC patean el tablero y proponen cambios profundos.

Se presentó en mesa de entrada del Honorable Consejo Superior de la UNC un proyecto que busca renovar y actualizar las carreras de grado y posgrado en la Universidad.

Universidad 13 de septiembre de 2023 Francisco Lopez Giorcelli Francisco Lopez Giorcelli
Unc pabellón argentina
Unc pabellón argentina

por: Francisco Lopez Giorcelli 


Hace mucho que en la Universidad, de manera general, no se discute acerca de la estructura de las carreras de grado y posgrado. Lo cierto es que los movimientos hacia estas discusiones se dieron en cada unidad académica que decidió actualizar sus planes de estudios.


Pero no fue de la noche a la mañana que se llega a está instancia, se corresponde a un relato más general de cambio profundo. Desde la pandemia, que dejó a la vista falencias y fortalezas del sistema, hasta un candidato presidencial que pone en tela de juicio los pilares de la Educación Pública argentina y pasando por miles de estudiantes que lo demandan, se empezó a generar el clima necesario para que se agarre la posta y se empiece a debatir seriamente al respecto. 


Dicha discusión sin dudas traerá debates tanto para dentro de los distintos espacios políticos como en los claustros que los componen. Esto aparece como una obviedad, pero es necesario dejarlo en claro ya que discutir sobre el eje principal de las carreras universitarias moviliza a debatir sobre los roles que tiene cada claustro en el día a día de las unidades académicas.


Concretamente lo que pasó este martes fue que desde la agrupación estudiantil Movimiento Sur, a través de sus representantes en el Honorable Consejo Superior, se presentó un proyecto que propone llevar a fondo este debate. 


Al ser consultadas, las Consiliarias Martina Galimberti y Lucia Pachado, dejaron en claro que el proyecto “expresa el compromiso por trabajar en una renovación educativa acorde a los tiempos que vivimos”, entendiendo que hay una lupa puesta de la sociedad sobre el sistema educativo y las ofertas educativas que se brindan. Pero lejos de la especulación o un debate superficial la propuesta es llevar a fondo una transformación real que contemple las nuevas realidades que le toca atravesar a la comunidad estudiantil. 


El proyecto está redactado en base a tres ejes que se proponen como objetivo discutir las bases de los planes de estudios, la duración de las carreras, más instancias de formación, formatos de presencialidad alternativas a la actual y posibilidades de una formación interdisciplinar. 


“La duración de los planes de estudios también lo vienen discutiendo rectores de las distintas universidades en el marco del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) donde hay un consenso para realizar reformas al sistema para avanzar en cambios profundos en las propuestas académicas durante los próximos años” acordaron las representantes estudiantiles. 


Esta reunión que hacen referencia se dió hace unos días donde el Rector de la UNC, Jhon Boretto, fue partícipe activo. Este encuentro se dio en el marco del 90° Plenario de Rectoras y Rectores del Consejo Interuniversitario Nacional en San Luis, donde además participaron funcionarios nacionales del Ministerio de Educación. Allí se aprobó una declaración en la que se ratifica la importancia de profundizar políticas universitarias para optimizar las condiciones de cursado y egreso en línea con los cambios de paradigma que actualmente atraviesan las profesiones, los sectores productivos y el mundo del trabajo.


Este encuentro termina siendo funcional a este proyecto para que tome aún más fuerza, asumiendo la responsabilidad del debate que es importante para la comunidad estudiantil, docente, de egresados/as y no docentes. 


El proyecto también pone en consideración algunos datos que son muy importantes para que se conozca la realidad universitaria. Por ejemplo, que solo el 29,6% de los estudiantes se gradúan en los tiempos previstos por el plan de estudios o que el 39% además de estudiar tiene trabajo. 


Estos datos, extraídos del Anuario Estadístico de la UNC, ponen en tela de juicio lo que estudiantes y rectores vienen debatiendo en torno a las distancias que existen entre los tiempos teóricos que establecen los planes de estudios y los tiempos reales en los que se concluye una carrera. Es necesario aclarar que hay múltiples factores que atraviesan la vida de alguien que decide estudiar una carrera pero que también se vincula con las propuestas académicas de las instituciones. 


Además proponen que se reconozcan e incentiven trayectos formativos más flexibles dando más libertad a la comunidad estudiantil a la hora de elegir su trayectoria formativa “incluyendo el reconocimiento de saberes adquiridos por fuera de las asignaturas y de actividades extracurriculares así como el reconocimiento de los trayectos formativos acreditados en otras instituciones” cita el proyecto de renovación educativa. 


Esto es de resaltar y seguro traerá discusiones con el cuerpo docente que si bien se suma a los debates, que a priori los atraviesa, pero que muchas veces se ve reticente a los cambios de gran envergadura como el propuesto por los estudiantes en este caso.


Respecto al rol docente, y por lo cual es considerable que más de uno se sienta cuestionado,  el proyecto establece transformaciones profundas en los trayectos educativos con más flexibilidad, atractivos, eficientes y de calidad, donde justamente los y las educadoras “tienen el rol de facilitadores/as que ponen en manos del estudiantado los recursos y se encargan del acompañamiento y asistencia a lo largo del proceso de aprendizaje”. El debate en torno a este punto seguro será más que interesante y levantara la perdiz en más de una cátedra de la UNC. 


Es un proyecto que sin dudas moviliza el debate (un poco estático) en torno al modelo de educación para el presente y, en esencial, para el futuro. Lo que se viene será una etapa de idas y vueltas discursivas entre sectores radicales, progresistas, peronistas y kirchneristas lo que abre la posibilidad para que la comunidad universitaria también conozca los modelos de universidad que se ponen en juego. ¿Mantener el status quo y quedarse en el tiempo o movilizar todo y construir a partir de lo que ya funciona y arreglar lo que no?


Durante las siguientes semanas hay que prestar atención a que posicionamientos tomarán estos sectores, sobre todo porque habrá algunos como Franja Morada o del Kirchnerismo, que se han escindido de otros sectores, que parecieran estar cómodos con el actual funcionamiento de la Universidad. ¿Como será esto en otras condiciones? ¿Acompañarán un proyecto que mueva esos estantes polvorosos? La historia demuestra que ante proyectos que proponen grandes cambios suelen ser cajoneados para que no salga o se guardan las discusiones para lo privado, ¿Por qué tanta resistencia a mostrar las verdaderas posturas? La certeza es que se vienen semanas picantes.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email