Apagar para encenderse

Bob Dylan, el cantautor estadounidense de 82 años, ha contratado en su gira por España los servicios de la empresa Yondr, que se encarga de precintar los teléfonos de las personas que ingresan al show para que esos aparatos no puedan ser utilizados durante el espectáculo.

Cultura 14 de junio de 2023 J.C. Maraddón
ilustra-dylan-en-el-celu-210x300

Las mejoras permanentes en la amplificación de sonido fueron posibilitando, en la segunda mitad del siglo pasado, que se pudieran realizar recitales en grandes estadios, aunque en aquel entonces las chances de ver y escuchar correctamente a los artistas desde cierta distancia eran casi nulas. Parece increíble que eventos tan comunes en estos tiempos como los conciertos masivos al aire libre, posean una historia que se remonta tan solo algunas décadas atrás, aunque el formato actual con la potencia sonora, la calidad lumínica, la utilización de pantallas y otros avances, es todavía mucho más reducido en cuanto al periodo que lleva de vigencia.

Esos primeros espectáculos realizados en campos deportivos dieron lugar a la aparición de rituales propios del nuevo espacio, como fueron los gritos de histeria de las fans, que dificultaban aún más la escucha de lo que se propalaba desde el escenario. Este fue precisamente uno de los motivos por los cuales los Beatles abandonaron las presentaciones en directo, porque el griterío no los dejaba apreciar ni siquiera su propio retorno, además de las innovaciones que estaban descubriendo en su trabajo en estudio que eran imposibles de reproducir cuando se disponían a tocar esas canciones ante un auditorio multitudinario.

Los cientos de miles de espectadores que asistieron a la convocatoria del festival de Woodstock tampoco gozaron de comodidades básicas en el predio, donde no fue para nada sencillo atender a lo que interpretaban los músicos. Se trataba más bien de un encuentro de jóvenes que compartían los ideales enarbolados por la contracultura, y el rock era más bien una excusa para reunirse. Allí se popularizó otro rito que persiste hasta el presente: para contrarrestar las inclemencias del tiempo, se entonó allí un cántico colectivo destinado a conjurar la persistencia de la lluvia, una especie de himno sin letra que pasó a ser un código propio de la comunidad rockera.

 
Y lo que en determinado momento irrumpió como una señal de complacencia de la gente, que era prender un encendedor para aprobar una canción melódica, devino luego en activar la luz de la pantalla de los teléfonos, cuando esos aparatos pasaron a desempeñar roles que iban mucho más allá de efectuar una llamada. Estos equipos ultramodernos también le daban a los fans la oportunidad de filmar los shows, de sacar fotos y de postear eso de inmediato en las redes sociales, lo que llevó a que los ídolos tuviesen a su frente a un mar de brazos que sostenían los respectivos smartphones.

Bob Dylan, quien a los 82 años ha atravesado todas estas etapas de la realización de presentaciones multitudinarias, ha contratado para su gira por España los servicios de la empresa Yondr, que se encarga de precintar los teléfonos de las personas que ingresan al concierto para que esos adminículos no puedan ser utilizados durante el espectáculo. Aunque esto ya ha sucedido en otros recitales, esta vez se pondrá a prueba un sistema mucho más estricto, con la idea de que se pueda gozar de la performance de Dylan sin ninguna clase de interferencias.

Sin duda, la medida  no deja de ser osada, al proponer que se vuelva el reloj hacia atrás, para recuperar costumbres de consumo musical que ya habían sido olvidadas, a partir de que esta tecnología de comunicación invadió nuestra vida cotidiana, incluyendo la manera en que participamos de las experiencias artísticas. En este caso, por tratarse de una leyenda viva, se supone que la mayoría de quienes compran entradas para las funciones de su gira es gente mayor, que no opondrá resistencia al capricho de Bob Dylan. Muy distinto sería el acatamiento si se tratase de una figura que despierta la admiración de una platea adolescente.

Te puede interesar
ilustra-fabian-show

La celebridad de los anónimos

J.C. Maraddón
Cultura 22 de febrero de 2024

A finales de enero de 2022 fue estrenado el documental “Que no se acabe el show”, donde se narra la biografía del malogrado cantante Fabián Show, y dos años después ese filme de una hora y media duración, dirigido por Daro Ceballos, ya está disponible en YouTube.

Foto Febr 22

El cine abre paso a buenos vientos

Gabriel Ábalos
Cultura 22 de febrero de 2024

Los cinéfilos tienen fiesta para varios días, y ello no contradice a quienes quieren saciar la sed de otras instancias, humor y buena música.

Lo más visto
unc (19)

UNC: crece la tensión contra Caputo y Milei

Francisco Lopez Giorcelli
Universidad 21 de febrero de 2024

Fue luego de la suspensión del adelantamiento de partidas al Banco Nación que implicó que las autoridades de la UNC tuvieran que gestionar el pago de los salarios para la fecha que correspondía. La arremetida libertaria contra las universidades suma un nuevo capítulo y alimenta la llama de un conflicto evitable. Becas Progresar también en peligro.

Roberto-Cristalli-y-Rubén-Daniele

UEPC va al paro, aunque analizará la oferta; el Suoem, exultante

Felipe Osman
Municipal 21 de febrero de 2024

Los docentes resolvieron ir al paro el lunes. Recibieron una nueva propuesta de la Provincia, que no dista demasiado de la inicial, y que será analizada por las bases durante la semana. Entró en crisis la relación oficialismo-oposición. El Suoem, la envidia de Uepc: sigue atado a la inflación.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email