Un culto que lleva medio siglo

“Artaud”, ese larga duración que Spinetta dedicó a un autor maldito y que fue envasado en un sobre insólito con forma de octógono a partir del diseño de Juan Oreste Gatti, ha venido siendo elegido desde hace 50 años como el mejor álbum de la discografía rockera argentina.

Cultura 09 de octubre de 2023 J.C. Maraddón J.C. Maraddón
ilustra artaud

J.C. Maraddón

En 1973, cuando ingresó a los estudios Phonalex para grabar el disco “Artaud”, Luis Alberto Spinetta tenía 23 años, pero llevaba al menos cuatro como músico profesional y ya se había instalado como una de las figuras principales de la camada de rockeros que supo hacerse escuchar con un repertorio propio… y en castellano. Medio siglo después de aquel gesto heroico de afrontar a solas las sesiones del futuro álbum, parece imposible que alguien tan joven hubiese podido dar a luz una obra que ha atravesado el umbral del nuevo milenio como una estrella que brilla sin titilar en el firmamento de la música contemporánea argentina.

Hasta ese momento, su empuje creativo había encontrado siempre la complicidad de socios que le aportaban soporte a su talento y que sabían acompañarlo en la aventura de dar forma a una manera exótica de replicar en estas latitudes ese fenómeno que arrasaba en todo el mundo con las viejas estructuras. Con Almendra, Spinetta había vivido su experiencia beatle bajo el formato de un cuarteto de esmerados arreglos vocales, que ofrecía canciones de contenido radiable en algunos casos, aunque siempre hubiese espacio allí para experimentar. Con Pescado Rabioso, en cambio, se había entregado a la furia de un blues rock más progresivo.

Su siguiente etapa sería Invisible, una experiencia en la que confluirían sus arrestos vanguardistas con un atisbo de fusión jazzera, que iba a decantar en lo que luego se transformaría en un estilo propio, capaz de funcionar como una marca registrada. Pero antes de eso, entre una banda y otra, se vería obligado a publicar un tercer álbum bajo el nombre de intérprete de Pescado Rabioso, tal como establecía el contrato firmado con la compañía Talent del sello Microfón, bajo el cual habían aparecido los dos primeros LPs de la formación.

Ya disuelto su vínculo con Black Amaya, Carlos Cutaia y David Lebón, integrantes de la última etapa de Pescado Rabioso, bocetó las nueve composiciones que iban a conformar ese álbum necesario para culminar una saga tan efímera como fértil. Y aunque la patriada fuese para saldar la deuda contraída con la discográfica del productor Jorge Álvarez, el esmero que puso en la confección de esa joya superó todos sus logros previos y podría decirse que se constituyó en un hallazgo irrepetible, más allá de los numerosos y esmerados registros que sumó de allí en más al repertorio del rock en la Argentina.

“Artaud”, ese larga duración que Spinetta dedicó a un autor maldito y que fue envasado en un sobre insólito con forma de octógono a partir del diseño de Juan Oreste Gatti, ha venido siendo elegido desde hace 50 años como el mejor álbum de la discografía rockera autóctona, cada vez que a algún editor se le ocurre hacer una compulsa. Y a pesar de que desde 1973 hasta la actualidad ha habido notables lanzamientos dentro del género, la originalidad de aquel sonido continúa deslumbrando a los votantes, entre los que se incluyen jóvenes cuyos oídos están acostumbrados a otros estilos.

Fue el momento histórico que se vivía, fue la etapa prolífica que atravesaba el músico, fue la austera ayuda que recibió de instrumentistas muy cercanos, fue la influencia de Antonín Artaud y de lo que el Flaco estaba leyendo y escuchando por esos días, fue la consolidación de su vínculo con la que luego sería su esposa, fueron horas y más horas de esfuerzo compositivo. Pero sobre todo, tal vez haya sido la absoluta libertad que sintió para hacer lo que quería, lo que determinó que ese disco fuera único y que, cinco décadas más tarde, se le siga rindiendo culto.

Te puede interesar
ilustra eminen y steve miller

Honrado por la cita

J.C. Maraddón
Cultura 25 de junio de 2024

Quizás Steve Miller jamás haya esperado que Eminem usara “Abracadabra”, aquel último gran éxito suyo de 1982, como base para el tema “Houdini”, con el que anticipa el disco “The Death Of Slim Shady”, protagoniza uno de los relanzamientos del año y vuelve a su costumbre de generar controversias.

Traumas e inconsciente en cine (1)

Cine, de la trama al trauma

Redacción Alfil
Cultura 25 de junio de 2024

Películas que navegan el inconsciente, que sondean los secretos, lo recóndito, el espejo deformado de la locura, orbitan este martes vespertino.

Lo más visto
ilustra-llaryora-al-ajedres-con-de-rivas-parodi-y-nazario

Masterclass de Llaryora (y Llamosas) con la victoria de De Rivas

Gabriel Silva
Provincial 24 de junio de 2024

El gobernador quedó empoderado tras el triunfo en el Imperio y obtiene un resultado vital en el primer turno electoral como jefe del oficialismo provincial. El amplio margen, en tanto, revalida la gestión de Llamosas. Duro revés para una generación del PJ, para la porción más alineada con el massismo y para el radicalismo de De Loredo y Ferrer.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email