Del alfonsinismo al menemismo

A 40 años de las elecciones que ganó Alfonsín, hay que reflexionar sobre la oportunidad desperdiciada por los hijos de los jóvenes que lo votaron en aquel entonces.

Nacional 31 de octubre de 2023 Redacción Alfil Redacción Alfil
2023-10-30-menem-alfonsin-massa-milei

Por Javier Boher

[email protected]


Hace algunos años -tras la victoria cambiemita en las legislativas de 2017- escribí una nota en la que me preguntaba si podía estar naciendo el tercer movimiento histórico. Jugaba así con el anhelo de Alfonsín, que en lugar de empujar al radicalismo revitalizó al peronismo, el que se terminó quedando con el poder. Lo mío se debía a que buena parte de los votantes jóvenes de ese momento somos los hijos de aquellos que celebraron con el regreso de la democracia.

El tiempo me terminó demostrando qe estaba errado. El gobierno de Cambiemos hizo un ajuste necesario, pero no lo pudo vender al electorado y fue derrotado en 2019. El gobierno que vino de entonces siguió con su retórica de lso derechos humanos, pero le bajó el tono al setentismo. Eso resulta lógico: los que en el 2003 tenían alrededor de 50 eran los que habían pasado sus 20 en los ‘70. Esa generación es la que estaba marcada por esa narrativa. Los cincuentones del 2017 eran los adolescentes del regreso de la democracia.

Los primeros vivieron el triunfo de Alfonsín como la salida de una época oscura. Los segundos entraron a la adolescencia o a la juventud en una época de liberación y desenfreno. Los primeros son los que pusieron el cuerpo y la pasaron mal, los segundos los que aprovecharon la relajación posterior.

La diferencia no es menor. Los hijos de los primeros fueron parte fundamental en la construcción del relato con el que el kirchnerismo armó su poder. Los hijos de los segundos los que abrazaron las formas y la retórica democráticas. La cosa terminó como lo está haciendo, con el gobierno de Alberto (el señor que ganó la presidencia en 2019 y que hace un año pasas sus días como pensionado) colapsando al borde de una hiperinflación. Si no llegaron los 13 paros generales es porque los Ubaldinis de hoy están todos ocupados acompañando al Ministro Massa en su periplo al abismo de una economía destruida.

Ayer se celebraron 40 años del retorno de la democracia y eso ya es un recuerdo lejano para muchos. Para poder acordarse de ciertas cosas hay que tener a partir de alrededor de 45 años. Desde entonces ya ha pasado tiempo suficiente para dos generaciones de argentinos nacidos y criados en democracia. De hecho, por la existencia de algunos progenitores precoces, también debe haber nietos.

Así las cosas, el tiempo del alfonsinismo se ha extinguido como valor político. Los jóvenes y adolescentes del alfonsinismo ya están grandes y han dejado el lugar vacante para que llegue otra generación a definir las cosas. Ahora sí es el tiempo del menemismo, aunque todavía no está claro si ganará las elecciones en la versión que lo propone abiertamente o en la que lo tiene en potencial.

Todo tiempo de transición es un tiempo difícil, cuando hay un orden que se resiste a morir mientras otro no termina de nacer. Sin embargo, hay señales de que ciertos simbolismos de esas generaciones de los ‘70 y ‘80 ya no cuajan con los de los ‘90. El relato de la represión de la dictadura, de la importancia de los derechos humanos o de lo perverso del Estado corriéndose de la economía para favorecer al privado no le llegan a los nacidos bajo el kirchnerismo.

Mientras el oficialismo y parte del radicalismo insisten en pulir el bronce del Alfonsín demócrata, los libertarios y su troupe juvenil prefieren odiar al de la hiperinflación. Mientras el kirchnerismo insiste con un relato sobre dictadura o democracia, los más jóvenes están más a tono con los indultos de Menem: cortar rápido y seguir para adelante, que no hay tiempo para seguir perdiendo en momias que igualmente deberían estar cumpliendo domiciliaria. Bajo la misma lógica, los chicos de ahora ya ni siquiera quieren presa a Cristina, sino que la quieren sacar del medio. Ni olvido, ni perdón a la corrupción, pero que deje de estorbar buscando impunidad, actuando como una carapintada del choreo. Reconciliación nacional y que se vaya a tirarle maíz a los patos que hay en El Calafate.

En ese cambio de época hay algunas diferencias respecto a lo de entonces. Si el radicalismo proponía cambiar el modelo económico y el peronismo seguirlo (Angeloz-Menem fue una elección así) hoy el oficialismo insiste en más de lo mismo, mientras la oposición quiere otra cosa, o al menos lo expresa directamente. Mientras parte del radicalismo prefiere sostener la figura de Alfonsín (que, junto a Yrigoyen, son los dos radicales más funcionales al relato del peronismo) hay otros que ya se han dado cuenta de que es un tiempo de cambio. El gobernador correntino, Gustavo Valdés, quien arrancó más cercano a la conducción del radicalismo, ya ha dado algunos indicios de que podría optar por otro camino. Es quien se calcula será el próximo presidente del partido, por lo que no es un dato menor.

Entre un gobierno que pierde su fuerza para imponer agenda y una oposición que se le parece mucho, no importa qué tan grande sea el esfuerzo que hagan para imponer un relato sobre cómo debe ser la democracia o qué cosas son malas para el futuro individual y colectivo. La gente decidió que las cosas tienen que cambiar. Solamente falta escribir el nuevo relato que le de sentido a lo que de ahí resulte.

Lo más visto
ilustra-llaryora-y-francos-ruta-y-planos

Francos cerró con Llaryora el traspaso de obras claves para Córdoba

Yanina Soria
Provincial 13 de junio de 2024

El acuerdo firmado ayer en la Casa Rosada establece que la Nación transferirá un conjunto de obras hídricas, de saneamiento, viales y de infraestructura social que serán ejecutadas por la Provincia. Entre ellas, la ruta 19, la autovía Holmberg – Río Cuarto y la circunvalación en la ciudad de Villa María.

ilustra-milei-entrando-a-cordoba-con-carro-y-leones

Para los libertarios, la sesión del Senado consolidó el voto cordobés

Felipe Osman
Provincial 14 de junio de 2024

Los libertarios están exultantes. Aseguran que en Córdoba Milei consiguió condicionar a todo el arco político y consolidar el acompañamiento del electorado. Las primeras conclusiones de su rastrillaje en redes sociales apuntan a la quema del móvil de Cadena 3 como el “error no forzado” más grave del “kirchnerismo”.

intendentes (4)

Intendentes ex Juntos por el Cambio exploran vías de gestión

Carolina Biedermann
Provincial 14 de junio de 2024

Los intendentes de Sierras Chicas, pertenecientes al Ente Intermunicipal G6, se reunieron con Martín Menem en el Congreso de la Nación y esperan su visita en Córdoba para julio. En paralelo, Rodrigo De Loredo recibió a los de la UCR para gestionar servicios dependientes de Nación.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email