Ni tan autoritarios ni tan permisivos

El filme “Los que se quedan”, de Alexander Payne, se remonta hasta 1970 para narrar una historia en la que los personajes centrales son un profesor implacable (Paul Giamatti) y un estudiante descarriado (Dominic Sessa), ambos con sobrados motivos para actuar como lo hacen en la ficción.

Cultura 14 de febrero de 2024 J.C. Maraddón J.C. Maraddón
ilustra los que se quedan

J.C. Maraddón


Si la revolución cultural de los años sesenta estaba siendo protagonizada por los jóvenes, era lógico que tanto las universidades como los colegios secundarios fuesen los ámbitos donde esas expresiones de rebeldía se hicieran notar y trajeran dolores de cabeza para las instituciones educativas. Entre otras cosas, lo que esas nuevas generaciones estaban cuestionando era a la autoridad, en especial cuando era ejercida de manera arbitraria, sin argumentos que convalidasen castigos o sanciones que, con el tiempo, en vez de convertirse en un lastre para los estudiantes pasaron a ser una medalla al mérito de haberse comportado de una manera inadecuada.

Escuelas que muy pocas veces eran mixtas, donde se vestían rigurosos uniformes y el castigo físico era aceptado como último recurso ante la desobediencia reiterada, eran el escenario donde se desarrollaban estas batallas entre un mundo antiguo que se resistía a perder vigencia y una nueva perspectiva más acorde a la modernidad. Esas chicas y esos chicos que adoraban a estrellas de rock y que modificaban su aspecto para parecerse a sus ídolos, eran conminados a guardar la compostura dentro de las aulas, más allá de que una vez traspuesto el portón del colegio se liberasen por completo de aquellas normas.

La filmografía sobre estas vicisitudes escolares es prolífica y tal vez el primer antecedente de un filme que se acerque a esta problemática haya que buscarlo en “Semilla de maldad”, de Richard Brooks, que tan lejos como en 1955 ya planteaba la encrucijada de qué hacer con los alumnos revoltosos. Desde entonces, varios han sido los largometrajes que han versado sobre las grietas que surcaron la superficie de una institución que, luego de haber cosechado el respeto de la sociedad durante un largo periodo, entró en una crisis de la que no logra emerger a pesar de que han transcurrido casi siete décadas.

De los filmes candidateados al Oscar que se ambientan en la pasada centuria, también hay que mencionar a uno que sitúa la acción en un instituto de Nueva Inglaterra a comienzos de los años setenta, luego de que el terremoto social del decenio anterior tornara caduca la férrea idiosincrasia que regía. “Los que se quedan”, de Alexander Payne, se remonta más de medio siglo hacia atrás para narrar una historia en la que los personajes centrales son un profesor implacable (Paul Giamatti) y un estudiante descarriado (Dominic Sessa), ambos con sobrados motivos para actuar de la manera en que lo hacen en la ficción.

Junto a la jefa de cocina (Da'Vine Joy Randolph), conformarán una tríada impensada que conquistará el corazón de los espectadores, aunque para hacerlo el argumento deba apelar a algunos golpes bajos muy efectivos. Las más que atinadas actuaciones (Giamatti y Randolph fueron nominados por la Academia de Hollywood), la fotografía primorosa y un esfuerzo encomiable por depositarnos en aquella realidad estadounidense de una época pretérita, terminan por configurar una obra digna de verse, en la que no faltan las lecciones de vida a las que son tan afectas esta clase de cintas.

Cómo armonizar sin que corra sangre las líneas de pensamiento y acción de personas que tienen tan poco en común, es el desafío que asume el director, como si además de confeccionar una película, tuviera que resolver un intríngulis al que los propios pedagogos temen abordar porque carecen de certezas. Lo curioso es que en la actualidad, avanzada la tercera década del siglo veintiuno, todavía se repiten situaciones como las que aparecen en “Los que se quedan”, en una especie de sinfín donde la solución autoritaria y la permisiva se suceden sin encontrarle una salida definitiva al problema. 

Te puede interesar
ilustra-11-04

Que brille el resplandor eterno

J.C. Maraddón
Cultura 12 de abril de 2024

El flamante disco lanzado por Ariana Grande no por casualidad se llama “Eternal Sunshine”, en una asociación directa con el título de la película estrenada por Michel Gondry hace exactos veinte años, vínculo que ella misma se encargó de confirmar en una entrevista de promoción.

Lo más visto
ilustra-de-rivas-con-cartel-y-llamosas

Llaryora llegó al Imperio en plena campaña: sutil apoyo a De Rivas

Gabriel Marclé
Río Cuarto 11 de abril de 2024

El gobernador lanzó la Guardia Local de Prevención y adelantó más acciones en materia seguridad, en consonancia con la campaña por la intendencia. Llaryora le guiña a De Rivas, pero llama a lograr la unidad peronista. Se prevén visitas más frecuentes del mandatario cordobés, quien comenzará a jugar fuerte desde mayo.

siciliano mesa chica 1

#MesaChica Siciliano: “algunos en Córdoba están esperando que a Llaryora le vaya mal”

Redacción Alfil
Provincial 11 de abril de 2024

El jefe del bloque Hacemos Unidos en la Legislatura pasó por el streaming de Alfil y dijo que “son los mismos que le hacen cosas que a Milei en lo nacional no”. Ratificó que el gobernador les pidió que respalden al Presidente y responsabilizó al juecismo por Tribunal de Cuentas: “hay familias que sufrieron temporales y duermen en albergues porque no se aprueban expedientes”. Qué dijo de Avilés y de Gill.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email