Virtuosa y desenvuelta

La efectividad de la fórmula que Lady Gaga aplica para deslumbrar al público, puede ser apreciada en “Gaga Chromatica Ball”, un documental estrenado en Max en mayo que repasa el concierto que la diva ofreció en 2022 en el Dodger Stadium de Los Angeles ante 52 mil personas.

Cultura 13 de junio de 2024 J.C. Maraddón J.C. Maraddón
ilustra-swift-y-gaga

J.C. Maraddón

Para triunfar en el negocio de la música, siempre corrieron con ventaja los artistas dotados de carisma y de dominio de la escena, incluso en aquellos tiempos en que esa estructura industrial todavía era bastante precaria. Nadie puede dudar de que cantantes como Carlos Gardel o Frank Sinatra fueron bastante más que vocalistas extraordinarios; entre sus virtudes, el magnetismo y su modo teatral de interpretar las canciones resultaron determinantes para que, además de destacarse en lo suyo, fueran convertidos en ídolos por multitudes que los aclamaban a cada paso. En eso, aparecen como precursores de todo lo que vendría después.

Heredero conspicuo de esa estirpe, Elvis Presley representó un nuevo modelo de performer, que realizaba movimientos osados en el escenario, con los que excitaba al auditorio y espantaba a los defensores de la moral puritana. En su fórmula del éxito, este componente fue esencial para elevarlo a la fama y sentó un precedente que las estrellas pop debían tomar en consideración. Ya casi no fue posible quedarse quieto frente al micrófono o tocar sin gesticulaciones para las figuras rockeras que de allí en adelante consiguieron notoriedad. Fue entonces que lo visual se transformó en un elemento determinante para la cultura popular.

Astros musicales como David Bowie o Freddie Mercury, que habían potenciado sus capacidades histriónicas junto a las vocales, llevaron al extremo ese nuevo prototipo de cantante que James Brown y Mick Jagger habían configurado durante los años sesenta. La posterior adición de esquemas coreográficos completó los elementos de una puesta en escena que usaba la música como soporte, pero que acumulaba una sumatoria de estímulos para deslumbrar a los espectadores. Luego, la tecnología haría infinitos aportes, hasta redondear esa experiencia integral que es un concierto de rock, con efectos de todo tipo que dejan atónito al público en cualquier estadio.

Sobre la nueva dimensión en la que han ingresado estos eventos escribimos en octubre del año pasado, cuando el desembarco en la Argentina del “Eras Tour” de Taylor Swift y el estreno en salas de la película que registraba esa gira, habilitaban a analizar cuán lejos habían llegado esos emprendimientos. El despliegue que rodeaba la presentación de la pop star del momento era tan grandioso, que obligaba a reflexionar acerca de todo el camino recorrido desde aquellos infructuosos shows de los Beatles en grandes estadios, donde la gente apenas si los veía a lo lejos y ni siquiera podía escucharlos a raíz del griterío.

Pero hay otra estrella, adorada por multitudes, que desde el inicio de su carrera privilegió lo visual y que ha logrado un incomparable impacto por esa vía, además de los hits irresistibles que fue entregando en dosis precisas. A diferencia de Taylor Swift, que hace pie en lo sonoro y desde allí construye su edifico artístico, Lady Gaga ha demostrado ser una virtuosa en cuanta disciplina se lo proponga, gracias a una formación pertinente y a un talento que no se agota en lo musical, sino que se extiende a la danza y al histrionismo de su personaje público.

La efectividad de su fórmula puede ser apreciada en “Gaga Chromatica Ball”, un documental estrenado en Max en mayo que repasa el concierto que la diva ofreció en 2022 en el Dodger Stadium de Los Angeles ante 52 mil personas, cuya ansiedad por verla en vivo, tras dos años de pandemia, sobrepasó todas las expectativas. Dueña del escenario en el más amplio sentido, Lady Gaga nos muestra su pericia en cada una de las facetas a las que somete su humanidad y su personalidad, con un complemento de recursos escénicos que no hacen sino subrayar su desenvoltura.

Te puede interesar
ilustra-lebon-y-clapton

Tributo al maestro

J.C. Maraddón
Cultura 18 de julio de 2024

La noticia de que David Lebón será el telonero de Eric Clapton cuando el rockero inglés se presente en la cancha de Vélez Sarsfield el próximo 20 de septiembre, fue recibida como un acto de justicia para el guitarrista argentino; y para todos los que aquí crecieron bajo la influencia del blues rock británico.

Jueves-18-de-Julio

Cómo reconocer los pasos del jueves

Gabriel Ábalos
Cultura 18 de julio de 2024

Dos novedades en sala proponen películas a descubrir, mientras se oye la voz de Rata Blanca con covers inolvidables en un show completo. Y las ofertas se sostienen esta semana para mantener a los chicos entretenidos hacia fines de las vacaciones.

Lo más visto
asamblea-uepc (1)

UEPC: El Panal no cede y acorrala a la Celeste ante sus bases

Felipe Osman
Provincial 16 de julio de 2024

Resuelto a apostar al desgaste, el Centro Cívico asegura que no mejorará su oferta, y que sólo la reconfigurará, sin hacer nuevas concesiones. La conducción provincial del gremio deberá bajar una propuesta con cambios cosméticos a las bases, y queda expuesta a pagar un alto costo político en la previa de la elección de delegados.

concejo-rio-cuarto

Se arma la puja del poder opositor de un Concejo “en veremos”

Gabriel Marclé
Río Cuarto 17 de julio de 2024

La dinámica legislativa de cuatro bloques se encuentra a la espera de temas para comenzar con la agenda fuerte del año. La oposición se define entre dialoguistas, fiscalizadores y malos comienzos. Llegan proyectos, pero no del Ejecutivo: la asunción sobre la hora sigue haciendo de las suyas.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email