Caras y caretas cordobesas

Ilustrado con imágenes de los primeros años del siglo veinte tomadas del semanario de Buenos Aires, prosigue aquí un repaso posible del carnaval de Córdoba en base a diversas citas desde fines del siglo diecinueve.

Cultura 26 de junio de 2024 Víctor Ramés Víctor Ramés
Comparsas y carro 1907
Comparsas cordobesas y "Carro de los Astrónomos". "Caras y Caretas", 1907.

Por Víctor Ramés

[email protected]

Fotos y memorias del docto carnaval (segunda parte)

En su tesis Córdoba en carnaval: modernización, hegemonía y resistencia (1880 -1910), Marcos Javier Carrizo se interesa por la historia de los discursos racistas en la ciudad de Córdoba, cuando esta capital del interior atravesaba el proceso de modernización provinciana. Para enmarcar su temática, hace una contextualización válida para ver aspectos macro de un cambio cultural. Allí se lee: 

“En algún momento de la segunda mitad del siglo XIX el carnaval tradicional en América incorporó los corsos, es decir el desfile de carruajes y comparsas, y también los bailes, sea en el formato público o privado; y de esta manera es como fue surgiendo el denominado “carnaval moderno” con estas influencias europeas provenientes del Carnaval de Venecia (Chasteen, 2007). Las nuevas formas de festejar el carnaval tomaron prestado de las viejas prácticas hábitos como el juego de agua, que fueron permanentemente combatidas desde los espacios de la prensa a través de decenas de artículos.”

Ese proceso se puede constatar hasta en un punto de Córdoba lejos de la capital, en 1881, reforzando la certeza de la formalización del carnaval en pueblos y ciudades pequeñas. El autor de la cita, Edward Frederick Knight, (1852-1925) fue abogado, navegante, soldado y periodista y escribió una veintena de libros desde diversos paisajes del planeta. Incluso desde los frentes de batalla, lo que le causaría la pérdida de un brazo durante la guerra Anglo-Boer. En 1881 había llegado al puerto de Buenos Aires en la embarcación bautizada como Falcon. Emprendió viaje por tierra hacia Tucumán, y recorría Córdoba, en cuya capital permanecería tres días. Anotó en su libreta el paso por Bell Ville junto a sus acompañantes. En el pueblo cordobés, al que muchos seguían llamando Fraile Muerto, se festejaba el carnaval:

“Baldazos de agua eran arrojados libremente a los que pasaban y cada quien andaba armado con su inevitable pomito que arrojaba agua florida. Las pequeñas pícaras de ojos oscuros se la tomaron con los navegantes del Falcon, mojándolos con agua fría con esos instrumentos detestables. La noche fue de parranda y se oía a través de la puerta abierta el tañido de la guitarra, mientras al menos doce bailes se llevaban a cabo en diversos lugares de la ciudad; de verdad, había tantos bailes como casas, ya que todos los estancieros, rancheros y gauchos de cuatro leguas a la redonda se habían dado cita en Fraile Muerto para la ocasión. Por todas partes las risueñas muchachas campesinas se entregaban al espíritu de las danzas nativas, salvajes y hermosas. Las carreras de caballos, las peleas de gallos y el baile son las únicas diversiones de la Pampa, y la última es la única que el bello sexo puede compartir con el sexo fuerte.”
Los viajeros presenciaron también allí un desfile de varias carretas de bueyes adornadas con papeles y flores, una de las cuales transportaba a una pequeña orquesta popular con sus músicos tocando, vestidos con túnicas amarillas que le recordaron a Knight la vestimenta de las víctimas de la Inquisición. En otra carreta había “chinitas” vestidas en uniforme rojo y negro, perfumadas de agua florida. Mientras tanto, dos paisanos arrojaban a derecha e izquierda un chorro de agua que brotaba de una máquina hidráulica como un carro de bomberos. En todo participaba con naturalidad la concurrencia. 

Córdoba resulta ser un escenario interesante para analizar los choques históricos entre el impulso modernizante del liberalismo y las posturas regresivas, en lo social y cultural, del clericalismo. Aquí podían perfectamente convivir, en los mismos actores políticos, ambas tendencias sin aparente contradicción. Para la cuestión del carnaval, conservadores y liberales coincidían en censurar el uso del agua como un elemento de juego, que cuanto menos resultaba invasivo y, en una perspectiva más recalcitrante, incluso inmoral. 

El diario católico La Conciencia Pública publicaba, en febrero de 1885, un aviso permanente su columna editorial destinado a repetirse durante varios días, debido a la proximidad del carnaval. Con el sencillo título de “El carnaval”, la publicación destacaba arriba la siguiente declaración en negrita:
“El juego del Carnaval es anticatólico e inspirado por la herejía; es inmoral, antisocial, antipolítico, antieconómico y antihigiénico.”
Con semejante copete, nada podía asombrar del largo texto e insistente texto donde el carnaval aparecía vinculado al demonio. Era ya finales del siglo XIX, y Córdoba seguía distinguiéndose por un catolicismo rezagado en la historia. El texto que se cita es difícil de creer en un medio de prensa provinciano moderno. Se estaba cerca de los últimos tiempos del juarismo, aunque a eso nadie lo sabía aún. Se lee en la nota sobre el carnaval:
“Se acercan ya los días en que el espíritu del mundo y el disfrazado sensualismo hace ostentación pública de sus protestas contra la religión y la virtud, en que el pecar sin rubor en las calles y en las plazas recibe el pase y el saludo de la civilización liberal, y aun ¡quién lo creyera! los afectos y respetos de pueblos católicos.”

Parecía describirse el juicio final al caracterizar esos “días como escándalos, malditos” que se aproximaban. Aun en el marco de la perorata, se propone el escrito, para ilustrarnos, una descripción de ese enemigo moral del reino:
“¿Qué es el carnaval, qué objeto y a qué fin nos conduce?
Este interrogatorio indispensablemente debe hacérselo toda persona que no se contente con el rol de ciego instrumento del hecho, sino actora consciente de una obra buena o mala.
El carnaval es una diversión particular o pública que se tiene en las casas, calles o plazas, mojándose recíprocamente las personas de diferente sexo voluntaria o involuntariamente, sin término ni medida.”
Llegado a ese punto el discurso, ha quedado revelado el quid del halo brutal con que el carnaval desafía a la verdad de la fe. Más atrás de eso, no existe ningún otro infierno. 

Te puede interesar
Panorámica sepia 1901

Caras y caretas cordobesas

Víctor Ramés
Cultura 17 de julio de 2024

Concluye en esta segunda nota el texto de una serie publicada por el semanario en 1901, titulada “Viaje al país de los Calchaquíes”, donde su autor, Carlos Correa Luna, hacía una crónica de la llegada a la ciudad de Córdoba.

ilustra londra

Lo que es y lo que podría haber sido

J.C. Maraddón
Cultura 17 de julio de 2024

Si bien en 2022 publicó un nuevo disco y en los últimos meses lanzó dos sencillos, recién el pasado fin de semana Paulo Londra volvió a los shows en directo después de cinco años, con una actuación en el estadio Santiago Bernabeu de Barcelona que se repetirá hoy en una sala de esa misma ciudad.

Lo más visto
ilustra-fernandez-recibe-a-de-rivas-intendente

De Rivas inició su vínculo con el SUOEM-RC y se viene la paritaria

Gabriel Marclé
Río Cuarto 15 de julio de 2024

El intendente recibió a los directivos del Sindicato de Municipales y se estima que en los próximos días tendrá la primera negociación paritaria -que esperan sea bimestral. Relación dominada por la “vara alta” que dejó Llamosas con el 131% de aumento en el primer semestre y la prioridad del superávit.

asamblea-uepc (1)

UEPC: El Panal no cede y acorrala a la Celeste ante sus bases

Felipe Osman
Provincial 16 de julio de 2024

Resuelto a apostar al desgaste, el Centro Cívico asegura que no mejorará su oferta, y que sólo la reconfigurará, sin hacer nuevas concesiones. La conducción provincial del gremio deberá bajar una propuesta con cambios cosméticos a las bases, y queda expuesta a pagar un alto costo político en la previa de la elección de delegados.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email