El seductor y el fascista

En el próximo mes de agosto se cumplirán 40 años desde que se proyectó por primera vez en Argentina “Casanova” de Federico Fellini, una película que llevaba ocho años prohibida entre nosotros por la censura, en cuyo protagónico se lucía el recientemente fallecido Donald Sutherland.

Cultura 08 de julio de 2024 J.C. Maraddón J.C. Maraddón
ilustra fotograma con personajes

J.C. Maraddón


El año 1984 representó para la cultura argentina el momento de la recuperación de mucho de lo que se había resignado durante los siete años anteriores, en los que la dictadura había tomado a las manifestaciones artísticas como semillas del accionar “subversivo” y a los propios artistas como agentes antipatrióticos que debían ser combatidos. Para ese aparato propagandístico impuesto desde el Estado, libros, películas y discos que llegaban desde el exterior, debían ser requisados a fondo hasta estar seguros de que no ocasionarían consecuencias negativas con su difusión, influyendo sobre el público mediante ideas que propiciaran la falta de respeto a la autoridad.

Y si bien la censura no era un invento nuevo implantado en marzo de 1976, a partir de esa fecha su rigor se incrementó y sus barreras se potenciaron hasta volverse casi infranqueables. En el cine, donde ese sistema represivo piso un énfasis especial, fueron escasos los proyectos locales que lograron la aprobación oficial, en tanto cientos de títulos internacionales sufrían tijeretazos o directamente veían impedido su desembarco en salas argentinas, debido a motivaciones que iban desde las escenas subidas de tono hasta un contenido que pudiese ser catalogado como levantisco por parte de quienes ejercían como censores.

Ni bien asumió en diciembre de 1983, el gobierno democrático empezó a desmontar esa estructura opresora, que había iniciado su proceso de resquebrajamiento después de la Guerra de Malvinas. Pero iba a ser al año siguiente cuando comenzaran a verse los resultados de esa política, con el estreno de una serie de largometrajes nacionales que fueron testimonios evidentes del cambio de época. La más recordada de esas cintas tal vez sea “Camila”, de María Luisa Bemberg, que en 1985 iba a competir en la ceremonia de los premios Oscar y que se atrevió a tocar temas ríspidos a los que antes no se les hubiese permitido salir en pantalla.

También fue en 1984 cuando se materializó la llegada de una avalancha de producciones de otros países, tanto de Europa como de América y Asia, que quizás databan de varios años atrás pero que nunca habían sido liberadas para su exhibición ante el público. Obras de prestigiosos directores y también osadías eróticas de poca monta, arribaron a las carteleras de un día para el otro y obligaron a los espectadores a repartir su tiempo libre para darse una panzada de cine como si fuera su obligación recuperar cuanto antes el tiempo perdido.

En el próximo mes de agosto se cumplirán 40 años desde que se proyectó por primera vez entre nosotros “Casanova” de Federico Fellini, un filme en el que el idolatrado realizador italiano se le anima a un personaje veneciano del siglo dieciocho cuya autobiografía trascendió a lo largo del tiempo como el prototipo del seductor. En los cines italianos, la película había debutado en 1976, pero los amoríos de este libertino que hacía del sexo su deporte favorito no tenían ninguna chance de mostrarse en aquella Argentina en manos de genocidas; “Casanova” debió esperar ocho años hasta que por fin pudo ser apreciada por aquí.

Fue en esa instancia que se advirtió el lucimiento del actor canadiense Donald Sutherland en el rol principal, para el que Fellini le pidió que compusiera a un galán caricaturesco, sumido en el vacío de una vida en la que los sentimientos carecían de valor. Fallecido el pasado 20 de junio a los 88 años, Sutherland también había aparecido en aquel 1984 en un rol secundario en otro filme de 1976 que recién entonces tuvo cabida en Argentina: en “Novecento”, de Bernardo Bertolucci, él asumía el rol de Atila, ese fascista deleznable cuyo sanguinario rostro jamás podremos olvidar.

Te puede interesar
ilustra londra

Lo que es y lo que podría haber sido

J.C. Maraddón
Cultura 17 de julio de 2024

Si bien en 2022 publicó un nuevo disco y en los últimos meses lanzó dos sencillos, recién el pasado fin de semana Paulo Londra volvió a los shows en directo después de cinco años, con una actuación en el estadio Santiago Bernabeu de Barcelona que se repetirá hoy en una sala de esa misma ciudad.

Panorámica sepia 1901

Caras y caretas cordobesas

Víctor Ramés
Cultura 17 de julio de 2024

Concluye en esta segunda nota el texto de una serie publicada por el semanario en 1901, titulada “Viaje al país de los Calchaquíes”, donde su autor, Carlos Correa Luna, hacía una crónica de la llegada a la ciudad de Córdoba.

Lo más visto
ilustra-fernandez-recibe-a-de-rivas-intendente

De Rivas inició su vínculo con el SUOEM-RC y se viene la paritaria

Gabriel Marclé
Río Cuarto 15 de julio de 2024

El intendente recibió a los directivos del Sindicato de Municipales y se estima que en los próximos días tendrá la primera negociación paritaria -que esperan sea bimestral. Relación dominada por la “vara alta” que dejó Llamosas con el 131% de aumento en el primer semestre y la prioridad del superávit.

asamblea-uepc (1)

UEPC: El Panal no cede y acorrala a la Celeste ante sus bases

Felipe Osman
Provincial 16 de julio de 2024

Resuelto a apostar al desgaste, el Centro Cívico asegura que no mejorará su oferta, y que sólo la reconfigurará, sin hacer nuevas concesiones. La conducción provincial del gremio deberá bajar una propuesta con cambios cosméticos a las bases, y queda expuesta a pagar un alto costo político en la previa de la elección de delegados.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email